La tejería (4 de 9)

Divendres, 24 Juny 2016 11:03 Escrit per  Publicat en Enrique S. Cardesín Vist 880 vegades

La mesa del maestro se asentaba sobre una delgada tarima, y Pedro deslizó la mano por la superficie rugosa de la mesa, y abrió los cajones, comprobando su contenido al tacto. A Gustavo le pareció ver que Pedro se escondía algún objeto dentro de la ropa. Finalmente, retornaron a la casa. Allí vieron a Felisa cómo se ensalivaba un dedo y lo pasaba por la base de la plancha de hierro para comprobar su temperatura. Estaba planchando sobre la mesa de la cocina. En el suelo, había un canasto de mimbre lleno de ropa arrugada.         

Pedro se levantó con las primeras luces del alba.  Desde la ventana de su cuarto, se veían algunos montes de la Sierra Tortajada, cubiertos de pinos y sabinas. Felisa, al oír el traqueteo de pasos procedente de la habitación del maestro, se dispuso a prepararle un buen tazón de leche caliente y una rebanada de pan de centeno untada con miel. Gustavo ya se había ido al lavadero público acarreando una cesta grande de ropa sucia. Pedro le dijo a Felisa que se iba a acercar primero por el ayuntamiento, como era preceptivo, para mostrarle al alcalde sus credenciales. Se despidieron en la puerta. El maestro reparó por primera vez en la belleza natural, casi agreste, de Felisa. Y en su cuerpo de redondeadas formas.

Don Manuel, el alcalde, esperó sentado en el sillón de su despacho a que Pedro se plantase ante él, a pie firme; y continuó sentado cuando le extendió al joven maestro una mano floja y húmeda. El apretón de manos se deshizo tan rápido como el vaho exhalado una mañana de mucho frío. En seguida el alcalde se puso a hojear los documentos que Pedro le aportó. “Hijo de oficial del Ejército Nacional, caído por Dios y por España. Has de sentirte muy orgulloso, ¿verdad, chaval?”, dijo don Manuel con voz campanuda. “Y no como el anterior maestro”, añadió, “un maldito rojo que se ha llevado, al fin, su merecido. No se podía esperar nada bueno de un maestro republicano represaliado”. 

 

 

Continuará...

 

 

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.