La tarde que llegué a La Dacha (5 de 6)

Divendres, 13 Gener 2017 12:22 Escrit per  Enrique S. Cardesín Publicat en Enrique S. Cardesín Vist 927 vegades

Al cabo de varios meses, me acerqué a la Fnac de San Agustín para adquirir la novela ganadora, Los sueños del castellano viejo. Hacía ya bastante tiempo que yo no veía ni hablaba con Alejandro, ni siquiera por teléfono. La dirección de nuestra revista le había concedido una excedencia temporal; que a mí se me antojaba definitiva. La vida de mi compañero de trabajo había cambiado súbitamente desde la misma noche de santa Teresa. Ya no era dueño de su tiempo. Y su agenda ahora corría a cargo de la empresa editora de la premiada novela. Platós de televisión, emisoras de radio, prensa escrita, compromisos sin fin; eran el trajín diario de Alejandro. Fue ponerme a hojear su novela, y de repente creí que me moría víctima de un fallo orgánico múltiple. Sudor frío, temblores, visión borrosa, mareos, dolor de cabeza, trastornos de la motricidad. Presentaba todos estos síntomas al unísono, pero aún seguía con vida. Otro caso inexplicable para la ciencia médica. No obstante, poco a poco fui recobrando el dominio sobre mi mente, y las precisas instrucciones dadas por ella a mi maltrecho cuerpo consiguieron rápidamente restituirlo a su estado anterior, que por otra parte tampoco era para echar las campanas al vuelo. Serenado, al fin, di en seguida con la clave de lo que me había ocurrido. La explicación era bastante simple. Había descubierto que Alejandro Villegas aparecía como autor de una novela que él no había creado. Acaso solamente reescrito. 

 

 

 

Continuará...

Enrique S. Cardesín Fenoll

 

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.