¡Es lo que hay!

Divendres, 29 Desembre 2017 12:06 Escrit per  Rafael Escrig Publicat en Rafael Escrig Vist 291 vegades

Suelo tener a mano un libro de ensayos. Alguno que no me obligue a una lectura continuada; un libro de ensayos que pueda ir leyendo en los ratos perdidos. Este es el caso del que tengo ahora entre manos. El autor, Piergiorgio Odifreddi, es un pensador que dice cosas como “La vera religione è la matematica, il resto è superstizione”. Odifreddi, matemático y filósofo nos hace reflexionar a cada paso y nos fuerza a cuestionar todas las ideas preestablecidas, las conocidas como verdades oficiales. Odifreddi nos advierte sobre las tradiciones y nos invita a replantearnos tanto la religión como la filosofía o la ciencia. Nos invita a la crítica que es lo que nos lleva a examinar e interpretar aquello que se nos presenta como algo incontestable. Con la crítica, juzgamos y nos creamos una opinión propia, todo lo contrario de lo que resulta de creer por el cómodo método de la fe. No hemos de tener miedo ni pereza en cuestionarlo todo, al contrario, hemos de hacerlo. Las cosas si no son analizadas por uno mismo nunca pueden llegar a entenderse. Leer y reflexionar sobre esas verdades establecidas es lo que nos hará libres. 

Las verdades preestablecidas son legión en el campo de la religión y en el de la historia. Estamos a punto de abandonar esas fechas festivas de diciembre que para unos pueden representar unas fechas aciagas, por lo que tienen de obligado cumplimiento y de gasto, para otros son fechas muy especiales por lo que tienen de diferentes y para muchos otros, fechas totalmente entrañables por lo que representan. ¿Y qué es lo que representan? Representan algo que se supone que sucedió, pero que no sucedió realmente. Hablamos de la Navidad, claro. La Navidad o nacimiento de Jesús, es celebrada por el cristianismo desde los primeros siglos de nuestra era. Precisamente fue el Papa Julio I, allá por el año 340 de nuestra era, el que fijó el día 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús. Pero cuando caemos en la cuenta de que Jesús no nació necesariamente un 24 de diciembre, de que los archiconocidos Reyes Magos de Oriente, no llegaron a Belén un día 6 de enero. Cuando se cae en la cuenta de que probablemente no hubo un niño Jesús tal como nos explican, ni tampoco unos magos, ni una estrella tal como nos la pintan. Cuando se cae en la cuenta de que todas las celebraciones y vírgenes del culto católico derivan de fiestas y de diosas paganas. Cuando la presión de la sociedad occidental se hace tan fuerte que no te puedes resistir, y te das cuenta que el único dios es el dinero y que la única religión es el comercio, no tienes más remedio que colgar un árbol de Navidad, comer polvorones y comprar, comprar y comprar compulsivamente hasta quedar extenuado. La reflexión, en este caso nos muestra dos opciones: o seguimos la versión oficial y celebramos piadosamente el nacimiento de Jesús o vamos por nuestra cuenta de cabeza al consumismo. Ambas opciones son igual de irracionales pero, como ahora se dice, ¡es lo que hay! 

 

Rafael Escrig

Més en esta categoria: « Los bastones Los envases »

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.