El mago Malaya

Lunes, 19 Enero 2015 01:00 Escrito por  Ginés Vera Publicado en Ginés Vera Visto 1441 veces
Valora la noticia
(0 votos)

Recordó vagamente las palabras del mago, estaría atrapado en el hechizo hasta que tomara el camino correcto. Meditó un instante frente a las dos puertas, la oscuridad del túnel unido a la ansiedad que le provocaba verse allí abajo, le llevaron a acercarse lentamente a la puerta de la derecha, le pareció que era la correcta, la que le llevaría a la superficie, lejos de aquellos túneles llenos de bifurcaciones donde había caído por alguna razón, no lo recordaba con nitidez. Retazos de imágenes le asaltaron mientras giraba el picaporte; sí, había entrado a robar a la casa del mago, cuando ya tenía los objetos de valor se distrajo contemplando el libro de magia abierto, fue avaricioso y quiso llevárselo a pesar de que no le cabría. El mago debió despertarse y llegando a la sala donde estaba le ordenó que dejara cuanto llevaba, en especial el libro de magia. Cómo pretendía robarle a un mago, tendría un castigo ejemplar. Para que le sirviera de escarmiento sobre las buenas y las malas decisiones. Sí, recordó vagamente las palabras del mago, estaría atrapado en el hechizo hasta que tomara el camino correcto. Meditó un instante frente a las dos puertas, la oscuridad unido a la ansiedad de verse allí abajo, le llevó a acercarse lentamente a la puerta de la derecha, le pareció la correcta, la que le llevaría a la superficie, lejos de aquellos túneles aquellos túneles llenos de bifurcaciones… ¿Cómo había llegado hasta allí? No lo recordaba con nitidez, solo destellos de imágenes mientras abría la puerta… Sí, había entrado a robar a la casa del mago, fue avaricioso y quiso llevarse el libro de magia a pesar de que no le cabría. El mago, llegó a la sala donde estaba, le ordenó que dejara cuanto llevaba, en especial el libro de magia, tendría un castigo ejemplar para que le sirviera de escarmiento sobre las buenas y las malas decisiones... Recordó vagamente las palabras del mago, estaría atrapado en el hechizo hasta que tomara el camino correcto.

Ginés Vera