Mi carta de Reyes

Viernes, 16 Diciembre 2022 10:21 Escrito por  Rafael Escrig Publicado en Rafael Escrig Visto 172 veces
Valora la noticia
(0 votos)

Este periódico de hoy, un año más se convierte en un especial de Navidad, y en estos casos se lleva eso de felicitar a todo el mundo, como si no pasara nada malo e intentar mirar hacia otra parte cuando te hablen de las guerras y las noticias te recuerden este gobierno que tenemos en España.

 

Sin embargo, en estas fechas se lleva aparentar que todo está muy bien y que hemos de ser felices a pesar de todo. Que la felicidad y el amor deben cundir en todo el mundo. Así que cerremos los ojos y volvámonos locos con el arbolito de Navidad, los regalos y todo eso que traen estas fechas cada año.

 

También hemos de aparentar que somos más buenos de lo que somos en realidad,  por eso se sonríe por la calle y se dan dos besos en la mejilla y palmadas a la espalda, a quienes a lo largo del año saludas simplemente con un adiós o levantando la mano. Nos deseamos felices navidades y sobre todo un mejor año nuevo. A lo que todos respondemos eso de que nos conformaremos con que no sea peor que el presente. ¿Es todo esto hipocresía?, pues no del todo. Sólo es que nos esforzamos un poco para seguir con la costumbre. Si el saludo se alarga, nos quejaremos por la subida de los precios y si aún queda espacio, dedicaremos unos segundos a la Guerra de Ucrania y al señor Putin, aunque esto ya es optativo. También podemos introducir el tema del gasto que se nos viene encima en estas fiestas gracias a Papá Noel y a los Reyes Magos.

 

¿Verdad que es curioso que tengamos que gastarnos una pasta a cuenta de unos personajes de ficción? Celebrar hechos reales y cosas palpables tiene su sentido, pero a ver, ¿no es verdad que los Reyes Magos no existen? Pues eso, ¿por qué no celebramos también el día en que Superman salva a la Tierra de su implacable enemigo Lex Luthor? Esto me lleva a pensar que somos una especie que damos más importancia a la fantasía que a la realidad; más a las predicciones del Zodiaco que a la Astronomía, en la que todo queda tan lejano e incomprensible; más al bulo que a la verdad; más los alienígenas que a nuestros propios vecinos. Tanto es así que tendemos a negar o ignorar las desgracias que suceden a nuestro alrededor, más cuanto más lejos suceden, y por contra, cerramos los ojos y nos mentemos en El Corte Inglés, dispuestos a acabar con todas las existencias. Creo que actuamos así como mecanismo de defensa. Dado que la realidad es tan mala, en muchos casos, preferimos la fantasía y encandilarnos con las lucecitas de colores y la posibilidad de ver pasar un día por la ventana el carro de Papá Noel.

 

Pero volviendo a lo de los buenos propósitos y a pedir cosas para celebrar la Navidad como todos los años. Me gustaría pedir una cosa muy sencilla, que no requiere ningún gasto, sólo la voluntad. ¿Verdad que parece fácil? Pues es una utopía. Verá usted, me gustaría dejar de oír todas esas palabras tan de moda ahora como son el machismo, el feminismo y el sexo que están martirizando todo el día mis oídos y mi cerebro. Esa será mi carta de Reyes de este año: dejar de oír machismo, sexualidad, violación, empoderamiento, cambio de sexo, feminismo, transexual, violencia de género, transgénero, heterosexual, LGTBI, igualdad, gays, lesbianismo, diversidad… ¿Es que no hay más palabras en el diccionario, ni temas más importantes para ser tratados?

 

Se habrán dado cuenta de que en realidad sólo pido una cosa, pues ya verán como no me la traen.

 

Con mi deseo de unas Felices Fiestas a todos los lectores de Nou Horta.

 

Rafael Escrig

facebook.com/rafa.escrigfayos

Más en esta categoría: « Carpesa