Keynes, Friedman y la Teoría Monetaria en tiempos revueltos

Viernes, 13 Mayo 2016 11:13 Escrito por  Juan Francisco Albert Moreno Publicado en Economía Visto 1625 veces
Valora la noticia
(0 votos)
Portada "Monetary History of United States" Portada "Monetary History of United States"

El 15 de septiembre de 2008 cae el banco de inversión Lheman Brothers y estalla la crisis económica más profunda que ha vivido el mundo desde la Gran Depresión de 1929. A partir de este momento, diversos debates se han abierto en torno a la capacidad de las políticas tradicionales, monetaria y fiscal,  para hacer frente a esta.

La polémica en torno a la política monetaria se encuentra ante la aparición del fenómeno zero lower bound (un Banco Central no puede bajar más lo tipos de interés del 0%), la inefectividad de las políticas no convencionales y con el origen de lo que hoy ya se conoce como la “Gran Recesión”. En el libro, "Monetary History of United States" (1963),  Friedman y Schwartz responsabilizaban el origen de la crisis de 1929 a la intervención pública y una política monetaria demasiado laxa, hoy se vuelve a esta creencia en la crisis actual, especialmente con el debate entre Taylor y Bernanke, donde el primero acusa al segundo de no usar correctamente la conocida regla de Taylor (regla que usa la Reserva Federal para elegir su política monetaria óptima) y mantener una política monetaria demasiado acomodaticia en el periodo pre crisis que acabaría provocando la situación actual.

¿Qué recetas darían hoy los dos grandes economistas del S. XX, Keynes y Friedman, a los banqueros centrales para contrarrestar los efectos nocivos de la crisis y alcanzar los objetivos de inflación y empleo marcados? La respuesta a esta pregunta no es obvia y puede resultar engañosa, podemos aplicar aquello de que a nuevos tiempos, soluciones  nuevas. Sin embargo, haciendo honor a sus escritos encontramos algunas respuestas.

El primer autor que analizaremos es Milton Friedman, como es comúnmente conocido, Friedman aboga por la estabilidad de precios a largo plazo y la estrecha relación entre agregados monetarios y precios. Por tanto, aunque reconoce que se pueden generar perturbaciones en el corto plazo, al no conocer con precisión estas, lo más adecuado es crear un marco de estabilidad de política monetaria con el objetivo de eliminar incertidumbre y promover la estabilidad económica a través de la estabilidad de precios, es decir, anclar las expectativas inflacionarias a los agentes económicos.  Para el premio Nobel de 1976, la demanda de dinero es  relativamente estable en el largo plazo, por tanto, la teoría cuantitativa del dinero (M*V=P*Y)  funciona a la perfección y todo incremento de los agregados monetarios por parte de un banco central, terminan incrementando el nivel de precios. Nótese  que si V (velocidad del dinero) es estable e Y (producción en términos reales),  a largo plazo también lo es. Todo incremento de M (masa monetaria), se traslada exactamente a P (nivel de precios). En resumen, para Milton Friedman, la política monetaria es enormemente poderosa, originaria de las profundas crisis como la actual y se debe utilizar para mantener el nivel de precios a largo plazo a través de una regla monetaria, a poder ser, la regla Friedman. 

Ahora ponemos el foco en el segundo gran protagonista, John Maynard Keynes, seguramente el autor más influyente de la historia del pensamiento económico. Keynes describió es su gran obra, La Teoría General, una situación que casa bastante bien con lo que ocurre en la realidad, la llamada trampa de la liquidez. La trampa de la liquidez se describe como una situación donde los tipos de interés son tan bajos, que los inversores prefieren atesorar el dinero que invertirlo, ya que si esperamos que estos tipos aumenten en el futuro, las inversiones que realicemos hoy a tipos tan bajos sufrirán perdidas.  Como puede intuir el lector, con los tipos de interés en 0, incluso en algunas situaciones en terreno negativo, esta situación es bastante factible que ocurra en la actualidad. Por tanto, ante tal circunstancia, todo incremento de masa monetaria por parte de un banco central, no tendrá demanda y tampoco efecto en la renta ni en el nivel de precios de una economía, en otras palabras, la teoría cuantitativa presentada anteriormente deja de funcionar y la política monetaria se vuelve ineficaz. Será en esta situación y solo bajo este extraño acontecimiento, cuando Keynes abogue por la intervención del gasto público y sea el Estado quién mediante la política fiscal aumente la demanda  agregada y el nivel de producción. 

Dos teorías para un mismo problema, dos grandes personajes incompatibles en su forma de entender la economía y en el corto plazo pero que quizá en fondo de sus razonamientos y en la visión del largo plazo no lo son tanto. Pero esto, es otra cuestión.

 

Juan Francisco Albert Moreno

Estudiante de economía

twitter: @jf_albert

 

Modificado por última vez en Viernes, 27 Mayo 2016 11:11