La importancia del mes de nacimiento para triunfar en la vida

Viernes, 26 Febrero 2016 13:00 Escrito por  Juan Francisco Albert Moreno Publicado en Economía Visto 1432 veces
Valora la noticia
(0 votos)
Catedrático de la Universidad de Columbia, Xavier Sala-i-Martin Catedrático de la Universidad de Columbia, Xavier Sala-i-Martin

Hace unos meses, el catedrático catalán de la Universidad de Columbia, Xavier Sala-i-Martin, mostraba en un programa de la televisión que más del 75% de la plantilla del F.C. Barcelona, nació en la primera mitad del año.  

Esto no es un hecho aislado, los economistas Stephen J. Dubner y Steven D. Levitt, autores del libro “Freakonomics”, demuestran que la gran parte de los deportistas de élite nace en los primeros meses del año. Pero, ¿es esto casualidad?, ¿quizá estemos ante un misterio paranormal o astrológico? Pues bien, parece ser que existe una respuesta bastante lógica para explicar este fenómeno.  

Como sabemos, los niños empiezan a practicar deporte desde bien pequeños, estos se organizan por edades estipulándose fechas de corte que suelen establecerse el 31 de diciembre. En esas edades de desarrollo, habilidades como la fuerza o la rapidez pueden tomar mucha distancia entre unos meses y otros. Ante tal circunstancia, el entrenador o los caza talentos quedan más sorprendidos por estos niños mejor desarrollados y les ofrecen más responsabilidades y oportunidades. Esto, sin lugar a dudas, es clave en el desarrollo profesional ya que como si de una bola de nieve se tratara, estos chicos cada vez germinan más práctica, más y mejor aprendizaje y fortalecen una mayor autoestima que el resto de niños más pequeños. 

Este fenómeno se ve claramente en el mundo del deporte, pero se puede trasladar a otros ámbitos. Por ejemplo, nacer en los primeros meses del año puede dar ventaja en el aprendizaje del colegio canalizándose en mejores notas. De esta manera, la confianza en uno mismo y la responsabilidad que otorga el profesor va proporcionando una mayor práctica y un mayor talento que de otra forma no se desarrollaría. De hecho, hay estudios que demuestran que la mayor parte de suicidios en Japón ligados al abandono escolar, se producen en niños nacidos en la segunda mitad del año.  

Este descubrimiento muestra dos enseñanzas principalmente. Por un lado, se demuestra que  gran parte de nuestras habilidades se desarrollan a través del aprendizaje y de la práctica y no a través del talento innato. Podemos decir aquello de que el maestro se hace y no nace. Este punto es fundamental, ya que solo a través de trabajar podemos conseguir aquello que nos propongamos, y para trabajar mucho en alguna cosa, lo fundamental es hacerlo en aquello que te gusta. 

Por otro lado, se pone en cuestión la base de nuestras sociedades meritocráticas. Este fenómeno demuestra que todo el mundo no parte con las mismas características y oportunidades, se demuestra que algo tan aleatorio como el mes de nacimiento puede tener tales consecuencias. Pero si analizamos estos detalles a fondo, nos daríamos cuenta de cómo según el vecindario en el que nacemos, el orden y el número de hermanos que tenemos o algo tan trivial como los apellidos, influyen en quién somos hoy en día y en el desarrollo de nuestras habilidades y capacidades.  

Mi consejo es, perseveren en aquello que les guste, solo así marcaran la diferencia. Se lo dice, el que fue un niño de septiembre.

 

Juan Francisco Albert Moreno

Estudiante de economía

twitter: @jf_albert