Entrevista a Tole Jazz: “Siempre me ha fascinado la improvisación del jazz”

Viernes, 10 Junio 2016 09:53 Escrito por  Diana Gimeno Publicado en Entrevistas Visto 2019 veces
Tole Mohedano Tole Mohedano

Soledad Mohedano, más conocida como Tole, es una vecina valenciana, residente en la actualidad en la población de Montserrat, cuya pasión por el jazz le ha llevado más allá.

Pese a que su profesión está relacionada con el mundo audiovisual, por circunstancias, se vio obligada a elegir otro camino laboral y decidió tomar contacto con la música. Aunque no fue una decisión de última hora, puesto que, desde los trece años, ya empezó a recibir clases tanto de solfeo como de danza. Tole ha vivido rodeada de música en su familia desde pequeña: “siempre había alguien tocando algún instrumento o escuchando música”, recuerda.

Años más tarde, decidió dedicarse exclusivamente al jazz, hasta hoy en día, donde podemos escucharla en su primer álbum publicado, ‘Body And Soul’, bajo el nombre artístico de Tole Jazz. Un cd que resulta toda una delicia para nuestros oídos.

 

ENTREVISTA

¿Cómo y cuándo surgió tu pasión por la música en general? ¿Y por el jazz en concreto? 

En mi casa siempre ha habido mucha música. Somos ocho hermanos, yo soy la pequeña y recuerdo que todos los fines de semana, siempre había alguien tocando la guitarra o escuchando música. Por ejemplo, a mis hermanos les gustaba mucho The Beatles, mi padre escuchaba mucha música clásica y a mi madre le ha gustado desde siempre el jazz y el flamenco. Considero que la música está dentro de nosotros desde antes de nacer.

Mi pasión empezó a raíz de unas fiestas que hacemos en verano en los cumpleaños de mi hermana, donde siempre hay música en directo. Mi cuñado, que era integrante del grupo de Al Tall, tocaba el bajo, otro la guitarra… Enseguida nos montábamos nuestro pequeño y personal concierto, en el que yo me arrancaba a cantar.  

Lo que es el jazz en concreto, me inicié en un seminario de el gran Latino, Francisco A. Blanco Latino, que es quien lleva y coordina la Sedajazz. A partir de ahí, empecé a formar mi voz junto con diversas profesoras. El jazz siempre me ha fascinado, su manera de hablar, de improvisar... Puedes escuchar un mismo tema un millón de veces que cada vez suena de un modo distinto gracias a la gran capacidad de improvisación de los músicos de jazz por transmitir sus sentimientos mediante los instrumentos.  

¿Cuáles son tus influencias? 

Me encantan las cantantes de toda la vida: Billie Holliday, Sarah Vaughan, C. McRae, Ella Fitzgerald, D.D.Bridgewater…

Cuéntanos cómo ha sido tu progreso profesional desde que empezaste en el mundo musical hasta ahora.

Bueno, en realidad mi profesión es el audiovisual. Era montadora desde el año 1992 en Canal 9, hasta que cerró sus instalaciones y nos echaron a todos a la calle. Siempre he sido una apasionada del jazz, he ido a una gran cantidad de conciertos; y a la vez estudiaba un poco. Fui a varias jam sessions en el local de Black Note con los grandes del jazz en Valencia, tales como Paco Aranda, Joan Soler… Esto me sirvió para quitarme los miedos a la hora de subir a un escenario, para aprender a saber estar frente al público.

De ese modo, cuando dejé de trabajar en la televisión, me surgió la oportunidad de grabar mi propio cd, teniendo ahora que ir buscando mis propios bolos para poder ir presentando mis canciones allá dónde voy.  

Con ello, pretendo que la cultura del jazz, y la cultura en general, pueda ir aumentando. Los niños deben consumir cultura, por ejemplo, el otro día hice un concierto en el Botànic y estaba lleno de niños; me hizo mucha ilusión.

Le tengo un gran respecto al mundo del jazz, debido a que no es la profesión por la que principalmente me inicié, pero cuando realizo un concierto y veo la buena acogida de mi público, no puedo evitar sentirme más que orgullosa por mis avances y buenos resultados. Además, tengo todo el honor de tener junto a mí a unos verdaderos ‘musicazos’.

¿Alguna anécdota que contarnos que siempre recordarás?

La estructura en el jazz, los bloques generalmente se llaman AABA, y en la B se suele llamar ‘puente’,  entonces me acuerdo que una vez, me salté el puente, y dije que más que saltarme el puente, me he caído al río. Todo el equipo nos reímos al instante. La verdad es que de lo que más aprendo de ellos es de su humildad. Da igual el título que tengan, donde está su verdadero ser es en el momento en el que tocan. De ahí el nombre del cd ‘Body and soul’, cuerpo y alma, materia y espíritu; creo que son dos  elementos que están siempre relacionados aunque sean opuestos. Para hacer algo, tienes que estar en cuerpo, pero si además te dejas el alma, los resultados son aún mejores.  

Háblanos de tu CD ‘Body and soul’.

El disco es la verdadera gran anécdota. Me llamó un amigo, Vicente Sabater, de Millenia Estudios, que tiene uno de los mejores estudios de grabación, y me dio la oportunidad. Tuve que buscar rápidamente compañeros que estuvieran dispuestos a formar parte de mi grupo, crear mi repertorio…  Tuve suerte que mi compañero, Luis Llario, es contrabajista y está dedicado al jazz desde toda la vida y él me ayudó a encontrar a los componentes que me acompañarían, siendo finalmente: Ricardo Belda en el piano; Luis Llario, como ya he dicho, al contrabajo; Felip Santandreu, en la batería y Ramón Cardo en el saxo.

Además, Ricardo Belda hace tiempo arregló unos temas que no salieron a la luz, y afortunadamente los hemos podido añadir en mi cd. 

Una vez conseguidos los músicos y elegidos los temas, empezamos a grabar en el estudio, y fue toda una experiencia. Finalmente, me encontré con Ximo Tebar, productor y buen amigo mío, que se enteró de mi maqueta con las canciones grabadas, y me regaló la edición del disco, teniendo como sello el de Omix Records.

Aún así, es muy difícil vivir solo de la música, así que yo también sigo luchando por lo que es lo mío y espero que el mundo audiovisual valenciano se recupere.

Confiésanos: ¿cuál es tu canción favorita del cd? Aquella a la que le tienes un cariño especial.

Le tengo un gran cariño a ‘Hallelujah I love him so’ de Ray Charles. 

¿Cómo fue la experiencia de grabar tu primer videoclip ‘Hallelujah I love him so’?

Tengo la suerte de tener un grupo de amigos que crearon la empresa Uke Motion tras quedarnos sin trabajo en la televisión, a los cuales quiero felicitar desde aquí por el éxito que están teniendo, y se encargaron de hacerme una estupenda sesión de fotos para la portada, con las que yo he ‘flipado’, chulísimas.

Respecto al videoclip, es indispensable estar en Youtube, así que mi gran amigo, Javier Quintanilla, director de fotografía, cine, teatro, televisión… me ayudó a grabar el vídeo, con tres localizaciones distintas: Jimmy Glass Jazz Bar; el Teatro Olympia y la casa de un amigo mío. Todos accedieron a formar parte de mi videoclip sin ninguna pega.

 

 

El esfuerzo, la pasión y la amistad, han sido los tres elementos fundamentales para dar el pistoletazo de salida a lo grande en el mundo del jazz a Tole Mohedano, o mejor dicho, Tole Jazz. Desde la redacción, queremos darle la enhorabuena por su trabajo y desearle mucha suerte en su futura y prometedora trayectoria profesional.