El libro de los venenos. Dioscórides

Lunes, 03 Febrero 2020 14:38 Escrito por  Ginés Vera Publicado en Lecturas Visto 291 veces
Valora la noticia
(1 Voto)

El libro de los venenos es una obra que se suele atribuir al médico griego del siglo I a. d. C. Dioscórides. En este caso, el libro recién publicado está traducido y editado por Antonio Guzmán Guerra. Nos encontramos así un librito de bolsillo que recuerda aquel dicho, el de que las grandes esencias han de guardarse en frascos pequeños. Respecto a “El libro de los venenos”, toma como base el tratado (no solo) botánico clásico -supuestamente- atribuido a Dioscórides.

 

El titulado originariamente “El libro de los venenos y de las fieras que arrojan de sí ponzoña” se ve enriquecido en esta edición actualizada con dos partes muy interesantes. De una, con los comentarios de Andrés Laguna, el primer traductor al castellano en 1555 del tratado griego. Laguna, una de las personales científicas españolas más importantes del s. XVI, da voz propia con interesantísimas anotaciones al texto de Dioscórides. De otra parte, es el propio Guzmán Guerra quien incorpora nuevas notas enriqueciendo aún más los 69 capítulos dedicados a animales, plantas y principios venenosos junto a posibles –o supuestos– remedios contra ellos. Y lo hace con textos y comentarios ya poéticos ya literarias vinculados a cada capítulo. En este elenco de sustancias y anécdotas hay lugar, por ejemplo, para la cicuta y el filósofo griego Sócrates. O para el áspid y Cleopatra, junto a un poema de Luís de Góngora. También se alude a los hongos venenosos junto al “Cuento gastronómico” de Emilia Pardo Bazán sin olvidarme del “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez, en el apartado referido a las sanguijuelas. Hay más alusiones, por ejemplo, a Lope de Vega, Cervantes, Quevedo, Teofrasto, Neruda, Miguel Hernández, Horacio Quiroga, Nicolás Guillén, Blasco Ibáñez, Góngora o Baltasar Gracián, entre otros. Para los amantes de las curiosidades, en el apartado dedicado a la víbora, entre sus posibles remedios leemos estos: ceniza de sarmientos o de higuera, ajos o cebollas majados o tostados en forma de polvo, licor, pez, estiércol de cabra cocido en vino, calaminta cocida en orina, endivia, astrágalo, erica, ruda, eneldo, cerebro de gallina. Personalmente creo que es una obra entre culta, divertida y original precisamente por esas tres partes de “El libro de los venenos”. Pensemos que los venenos y su uso han acompañado a la historia del ser humano desde hace siglos. Un libro de tamaño tan reducido como intenso. “El libro de los venenos”. Dioscórides. Mármara ediciones.

 

 

Recomendación de Ginés Vera

Modificado por última vez en Lunes, 03 Febrero 2020 14:45