Llegada de un nuevo miembro de la familia

Lunes, 11 Abril 2016 11:35 Escrito por  Germán Cervera Publicado en Veterinaria Visto 909 veces
Valora la noticia
(0 votos)

Un embarazo siempre es una buena noticia para todos los miembros de la casa. Sin embargo, debemos reconocer que en ocasiones conlleva un cambio en el estilo de vida de 180º y eso supone un cambio sustancial a nuestras mascotas.

Debemos intentar prever este tipo de reacciones y adelantarnos acostumbrando poco a poco a todos los cambios. Es habitual que una habitación se destine para el bebé de modo que va a implicar cambio de muebles e incluso el desplazamiento literal de la mascota a otro lugar de la casa. Nuevos olores, juguetes con los que no le vamos a dejar jugar, sitios donde no le vamos a dejar entrar…

Con buena fe incluso varios miembros de la familia van a opinar sobre la relación de la mascota con el bebé, que si le puede hacer daño, lo puede morder o arañar… pero nada de eso debería de ocurrir si conseguimos que nuestro perro o gato lo lleve lo mejor posible.

Evidentemente evitar al máximo el estrés es imposible, porque el padre/madre primerizo se estresa también y es inevitable, noches sin dormir, la novedad, las visitas, los cólicos y las ojeras, pasan factura todos los miembros de la casa, pero podemos minimizarlos.

Lo primero es empezar con tiempo, no dejarlo todo para el final, el cuarto del bebe se puede planear meses antes, al igual que la ropa la podemos lavar con el detergente de bebe y dársela a oler a nuestra mascota, dejarle  que husmee en las cosas del bebé no prohibirle acercarse ni verlo como algo extraño. Podéis montar incluso el carrito de paseo para que no se asuste pues va a pasar mucho tiempo paseando a su lado.

Planificar bien cómo va a ser la llegada del pequeño, quien se va a encargar mientras estéis en el hospital, intentar que sea alguien que conozca a la mascota e incluso que se haya quedado antes con ella.

El primer encuentro debería de ser tranquilo, solo con las personas de mayor confianza y cuando el bebe este tranquilo, dejarles olerlo y acercarse como lo harían en el modo mas natural posible pues de otro modo generaran desconfianza. Evidentemente esto se debe de hacer con mascotas tranquilas que no hayan tenido signos de agresividad.

Intentar dedicarle tiempo a la mascota pasear con el y jugar solo con el sin el bebe de por medio.

Mantener un buen plan sanitario en nuestra mascota, las desparasitaciones y vacunaciones al día, para que no nos coincida todo en el calendario a la vez.

Para disminuir el estrés se puede aplicar la feromonoterapia, que tanto en perro como en gato puede dar muy buenos resultados aplicándola con tiempo, mínimo un mes antes de la llegada del pequeño.

Y sobre todo paciencia y buen humor, son el mejor consejo para que toda la maquinaria engrase y las cosas vayan como la seda. Ante cualquier duda poneros en contacto con vuestro veterinario que os asesorará en todas vuestras inquietudes.

 

Germán Cervera, veterinario.

Teléfono 96 158 17 40 · C/Padre Méndez, 134 · Torrent 46900 

Grup Veterinari Torrent

 

Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 14:39