La Diputació invierte siete millones en ciberseguridad y administración electrónica en más de 200 ayuntamientos

Lunes, 07 Noviembre 2022 14:38 Escrito por  Publicado en Valencia Visto 86 veces
Valora la noticia
(0 votos)

La Diputació de València tiene avanzado el trabajo propuesto por la Sindicatura de Comptes en sus últimos informes sobre el control del entorno de la institución en los ejercicios de 2019, 2020 y 2021. El informe más reciente, que insta a la corporación valenciana a mejorar en materia de ciberseguridad, ordenación de las inversiones y control de la productividad del personal, coincide con la puesta en marcha de distintos planes tanto para mejorar el proceso inversor y los recursos humanos como para prevenir ciberataques, junto a otras medidas que avanzan en la transparencia y la implantación de la administración electrónica.

 

La corporación valenciana ha invertido cerca de siete millones de euros en 2021 y 2022 en el programa de Smart Cities y la implantación de la gestión digital en los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, donde se recogen, entre otras acciones, la ciberseguridad y la protección de datos. En los últimos dos años, la Diputación ha subvencionado proyectos Smart por importe de cinco millones de euros, a lo que hay que sumar los 450.000 euros que costó la creación de una oficina específica para atender a los municipios en su evolución hacia la administración electrónica.

 

El trabajo que viene realizando la institución desde el departamento de Informática anticipa las sugerencias de la Sindicatura sobre la necesidad de reforzar el control de los ciberataques y la protección de datos. Al margen de la atención técnica que la Diputación presta a los ayuntamientos, especialmente a los medianos y pequeños, el ente provincial gestiona más de 220 contabilidades públicas y 230 padrones, con la gestión de 178 portales municipales y recaudación de tributos delegada por la práctica totalidad de consistorios. Como medida de refuerzo de la seguridad, durante 2023 se desarrollará un proyecto para alojar en modo cloud las aplicaciones de padrón, ingresos y contabilidad.

 

A todo esto hay que añadir la distribución de equipamiento informático entre los ayuntamientos por valor de un millón de euros; los 270.000 euros anuales invertidos en administración electrónica a través de la nueva plataforma SeDiVal; y la tramitación de un gran proyecto de refuerzo de seguridad en los ayuntamientos, con copias de los datos, que se pondrá en marcha en los municipios de menos de 20.000 habitantes, con una inversión de 1.500.000 euros en los próximos dos años.

 

Plan de acción

El informe realizado por la Sindicatura de Comptes sobre el entorno de control de la Diputació de València en los ejercicios 2019, 2020 y 2021 concede a la institución algo más de 40.000 puntos, el 80% de la máxima puntuación posible, con calificaciones muy altas en áreas como Intervención (98,7%) y Contabilidad (95,7%). Otros apartados, como el control de la ciberseguridad, reciben puntuaciones más discretas (63,7%) y la Sindicatura aconseja tomar medidas para mejorar el servicio, al igual que propone crear un registro único de subvenciones que informe de la concesión de cada ayuda y del estado de su tramitación, junto a la estimación del coste de mantenimiento de las inversiones subvencionadas.

 

También en el área de Personal y Recursos Humanos, donde el informe de 2020 registra 671 funcionarios de carrera, un 5,9% menos, y 260 interinos, un 17,6% más que en el ejercicio de 2018, la Sindicatura recomienda la elaboración de un informe que detalle los objetivos concretos de productividad y la remuneración de cada puesto.

 

La Diputación venía trabajando en estas mejoras desde antes de la publicación de los informes de la Sindicatura, lo que explica que la respuesta a las recomendaciones realizadas para mejorar algunos aspectos de la gestión y el control interno de la institución haya sido inmediata. Especialmente relevante ha sido la activación de un plan de acción desde Presidencia para atender las indicaciones de los habilitados nacionales, en la línea marcada por el presidente Gaspar de “escuchar a los que más saben a la hora de implantar las medidas necesarias para mejorar el funcionamiento y la transparencia de la institución”.

 

Planes estratégicos de subvenciones y RRHH

De esta forma, los informes anuales de control interno de la Diputació de València no caen en saco roto y se tienen muy en cuenta a la hora de gestionar las distintas áreas de la corporación, caso del Plan Estratégico de Subvenciones puesto en marcha desde Presidencia para que todas las áreas definan y coordinen sus líneas de ayuda y las hagan públicas en la primera parte del año, con tiempo suficiente por delante para tramitar los procesos con los beneficiarios; o el Plan de Recursos Humanos 2021-24 en el que se trabaja con las aportaciones de Intervención, sindicatos, jefes de servicio y grupos políticos.

 

No es esta la única iniciativa que da respuesta a las recomendaciones de la Sindicatura. La Diputación ha habilitado en su web un portal pionero de contratación menor que ofrece de forma actualizada la información sobre los contratos en licitación, el servicio o área que convoca, el período para admitir solicitudes, el importe y los requisitos necesarios para presentarse a cada proceso. Esta medida refuerza aún más la transparencia de una corporación que en el último Observatorio de Gobernanza del CEU-Cardenal Herrera cumplía con el 94% de los criterios analizados.

 

Un grupo formado por personal de Contratación, Intervención e Informática abordó la implementación de este portal pionero, incluido en www.dival.es, que publicita los contratos menores para la presentación de ofertas, lo que supone un paso más hacia la modernización y la transparencia.

 

La Diputación que más invierte en sus pueblos

La Diputació de València es la corporación provincial de la Comunitat que más invierte en sus municipios, a los que llegó el 70% del presupuesto de 2020 en forma de transferencias y subvenciones. Esta cifra sitúa a la corporación valenciana en lo más alto del apartado inversor, por delante de la Diputación de Castellón, que destinó el 60% de su presupuesto a los ayuntamientos y la de Alicante, que se quedó en un 45%.

 

Los datos se extraen del Informe de Fiscalización de las Cuentas Generales de Entidades Locales de 2020, emitido igualmente por la Sindicatura de Comptes. El documento de 165 páginas incluye la comparativa entre las cifras de las tres diputaciones provinciales, donde destaca la de València por su esfuerzo inversor orientado a los ayuntamientos, y en especial los más pequeños o que disponen de menos recursos.

 

En números, el gasto por habitante es de 107 euros en Alicante, 261 en Castellón, donde se registra la menor densidad de población, y 188 en València. La inversión por habitante sigue el mismo patrón, con 24,7 euros de la diputación alicantina, 33 euros de la valenciana y 39,1 en Castellón. En cuanto al superávit por habitante, la Diputació de València se sitúa en cabeza con 61,7 euros, frente a los 52,8 de Castellón y los 37,4 de Alicante, mientras que la ejecución del presupuesto de gastos alcanza el 68% en la corporación valenciana.

 

En el otro informe dedicado específicamente a las cuentas de la Diputació de València, enfocado en el período 2019-21, la Sindicatura concluye que dicho remanente acaba destinándose a reducir el endeudamiento, que entre 2017 y 2019 decreció un 56,2% (120 millones de euros); a reinversiones en los municipios, financiando proyectos nuevos o que no pudieron tramitarse en los plazos inicialmente establecidos; o al pago de obligaciones pendientes de aplicar.

 

Y un último dato a destacar del informe de fiscalización. La de València es la corporación provincial con menos facturas en los cajones pendientes de pago. En concreto, los datos de 2019 apuntan 10,8 millones en el apartado de creditores por operaciones no aplicadas al presupuesto en la Diputación de Alicante, 12,5 millones en Castellón y 2,9 millones en València. Un año después, la Diputación de Alicante eleva a 16,4 millones de euros el importe global de sus facturas en los cajones; Castellón lo reduce a 11 millones; y la Diputació de València lo deja por debajo de los dos millones de euros.