Desconectar de la rutina diaria es lo más común en el periodo estival pero no debemos olvidar cuidar nuestra salud, tanto externa como íntima. En verano, los contrastes de temperatura y los baños en piscinas pueden alterar nuestro pH vaginal y provocar ciertas infecciones. Por ello, implementar unos hábitos de higiene para prevenir posibles molestias durante esta época es primordial. Sin embargo, según el estudio  elaborado por INTIMINA, compañía que ofrece la primera y única gama dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, el 26% de las mujeres dice no cambiar sus cuidados en verano, mientras que casi el 40% afirma ducharse más frecuentemente y el 35% asegura utilizar más tampones en esta época del año.  

 

pH vaginal y cómo mantenerlo equilibrado

La vagina es una de las partes más sensibles del cuerpo de la mujer. Sin embargo, tiene una gran capacidad y es que se “limpia” a sí misma gracias a la secreción de fluidos naturales y a un ecosistema de bacterias protectoras que ayudan a evitar posibles infecciones.

El pH vaginal expresa el grado de acidez y alcalinidad de la vagina. Las medidas oscilan entre un 0 a 14. Un pH por debajo de 7 es ácido y por encima de esta cifra es alcalino. Mantenerlo en equilibrio, entre un 3,8 y 4,5, es indispensable para la salud de la mujer, ya que favorece el crecimiento de bacterias benignas, y previene posibles infecciones y enfermedades que ocurren cuando su grado de acidez disminuye. 

  

Cómo evitar las infecciones asociadas a los tampones en verano

El uso del mismo tampón durante mucho tiempo en el día aumenta considerablemente el riesgo de sufrir una alteración del pH o infecciones. De acuerdo con los datos de la encuesta, más de la mitad de las mujeres españolas afirma usar tampones (53%). 

  

Por otro lado, la exposición prolongada a compresas húmedas también puede irritar tu piel y correr más riesgo de desarrollar una infección. Por ello, es recomendable utilizar productos como las copas menstruales. De hecho, según la encuesta, un 76% de mujeres las conoce, un 14% ya las usa, y un 48% estaría dispuesta a utilizarlas en verano. 

 

“Este nuevo método de protección revolucionario, como la Lily Cup, destaca por sus innumerables beneficios: no irrita ni produce sequedad gracias a su silicona de grado médico, respeta el equilibrio íntimo y se puede llevar puesta hasta 12 horas, incluso bañándose en la playa o la piscina”, afirman los expertos de INTIMINA.

 

5 consejos para cuidar el pH vaginal 

1. Cuidado con las piscinas. En verano se suele pasar muchas horas con el bañador húmedo y esto provoca alteraciones del pH. Lo recomendable es cambiarlo cuanto antes para eliminar residuos de cloro que contengan posibles bacterias.

2. Dúchate regularmente. Es recomendable lavar siempre la parte exterior de la vagina con productos para el cuidado íntimo, y evitar utilizar jabones normales, duchas o champú, ya que puede alterar la flora natural y su acidez. 

3. Utiliza ropa de algodón. Elegir bien tu ropa interior es indispensable para evitar posibles molestias e infecciones en tu zona íntima. Te recomendamos evitar utilizar ropa muy ajustada o antitranspirante. La humedad y el calor son uno de los principales enemigos para tu vagina.

4. Usar protección en las relaciones sexuales. Cuando el semen, con un pH de entre 7,1 y 8, entra en contacto con la vagina puede modificar su equilibrio natural. Los preservativos no sólo protegen tu cuerpo de las enfermedades de trasmisión sexual más comunes durante las relaciones íntimas, también evitan otro tipo de infecciones, como la vaginosis bacteriana. 

5. Mantén una dieta saludable. Tener una dieta equilibrada y beber mucha agua es indispensable para mantener la salud vaginal. Las frutas son ideales, ya que, por su alto contenido de agua, ayuda a limpiar el cuerpo de toxinas. 

 

 

Informa Nou Horta. Salud

Publicado en Salud

Con la llegada del verano comienza la temporada de piscina, playa y viajes. Para conocer los hábitos de las españolas asociados a la menstruación durante la época estival, INTIMINA, compañía que ofrece la primera y única gama dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, presenta el primer estudio sobre ‘Higiene Íntima femenina en verano: cuidados y métodos de protección ’.  

 

El estudio, que analiza aspectos como el gasto en productos de higiene íntima, desvela que el 63% de españolas evita bañarse en la playa o la piscina si tiene la regla, alegando que les parece incómodo (38%) o solo porque tienen mucho flujo ese día (25%). No obstante, casi 4 de cada 10 aseguran que no es ningún problema tener la regla. De ellas, un 63% usa tampones para bañarse, a pesar de la incomodidad que pueda suponer tener que cambiarse de manera frecuente o el hilo del tampón mojado.

 

Desinformación y tabú, claves para no probar la copa menstrual

Cada vez son más mujeres las que se animan a utilizar la copa menstrual (14%), un método de protección revolucionario por sus innumerables beneficios: no irrita ni produce sequedad gracias a su silicona de grado médico, respeta el equilibrio íntimo y se puede llevar puesta hasta 12 horas, incluso bañándose en la playa o la piscina. 

 

Sin embargo, una amplia mayoría aún utiliza métodos de protección tradicionales. De acuerdo con los datos de la encuesta, el 72% de mujeres opta por las compresas cuando tiene la regla, mientras que más de la mitad afirma usar tampones (53%). 

 

“Creemos que existe todavía cierta desinformación y tabúes en torno a la regla; casi el 60% de las españolas asegura conocer la copa menstrual, aunque no la han probado”, dicen los expertos de INTIMINA. “La copa menstrual, como nuestra Lily Cup, es higiénica, cómoda y mucho más económica. A diferencia de lo que se cree, no se escapa el flujo y tampoco mancha al sacarla. De hecho, es mucho más limpia que un tampón o compresa. Además, la sangre, al no estar en contacto con el aire, no huele, algo que sí ocurre con los métodos de protección tradicionales”. 

 

Viajar con la regla: acceso a productos de higiene íntima y gasto

Comprar compresas y tampones en países no occidentales a veces no es tarea sencilla, no solo por su elevado precio sino porque pueden llegar a ser inexistentes. Según INTIMINA, 3 de cada 10 mujeres (31%) aseguran haber tenido problemas para acceder a productos de higiene íntima durante un viaje. Estos datos ponen de relieve la falta de normalización de la regla en algunos destinos extranjeros. 

 

De acuerdo con los datos de la encuesta, el 67% de mujeres, cuando viaja, lleva sus productos de higiene íntima para evitar posibles problemas a la hora de encontrarlos, ya que, además, el 35% asegura utilizar más tampones en esta época del año.

 

Respecto al gasto, un 32% gasta entre 3 € y 5 € al mes en productos para la regla, frente a un 30% que gasta más de 5 € al mes. Esta cifra aumenta para casi la mitad de las españolas, que afirma que los productos son incluso más caros fuera de nuestro país. 

 

La diferencia de precio no es de extrañar teniendo en cuenta las tasas que gravan los productos sanitarios para la regla en muchos destinos, algo que genera desigualdad entre mujeres de todo el mundo. Por ejemplo, un paquete de tampones en Noruega tiene un precio de entre 4 y 5 €, en Estados Unidos entre 5 y 6 €, en la India, más de 8 €, y en China, más de 12 €. Los expertos de INTIMINA apuntan que “teniendo en cuenta que la copa menstrual cuesta menos de 30 euros y puede usarse durante 10 años, el ahorro es más que considerable. Puedes llevarla siempre contigo y no tener que buscar productos para la regla en el destino, asegurando una protección fiable durante todo el viaje”. Además, dicen, “la copa es una alternativa perfecta que fomenta la igualdad entre mujeres.”

 

 

Informa Nou Horta. Ocio y cultura

Publicado en Cultura y ocio