El investigador Enric Climent guiará un paseo por la Alboraia que va desde el siglo XVII hasta mitad del XX

Lunes, 11 Febrero 2019 13:05 Escrito por  Compromís per Alboraia Publicado en Alboraia Visto 86 veces

 

El paseo, que empieza a las 10 horas en el Parque de las Vías (entre la horchatería Nuevo Buen Aire y El Azucarero) pretende mostrar que en Alboraia "tenemos mucha historia y hay que contarla", según Climent. El investigador recientemente ha escrito un libro sobre el municipio (Alboraia, cinco siglos a través de una familia) para el cual ha investigado durante más de treinta años a los archivos del Patriarca y del Reino, entre otros, y a la prensa los dos últimos siglos. "Conocer nuestra historia es importante para afrontar un futuro mejor", ha destacado el autor. La paseada, de dos horas, incluirá tres paradas. 

 

La primera, al inicio de la calle Valencia actual, permitirá conocer la huerta del sur del término y la comunicación natural con la ciudad mediante el camino viejo, hecho que por ejemplo influyó en la participación en la Guerra del Francés, con soldados alojados en el pueblo. También se hablará de la inundabilidad de Alboraia, y especialmente de esta zona ahora urbanizada, el curso del Barranco del Palmar, el cual históricamente ha provocado inundaciones en la zona, la última en 2001.

 

Respecto a la huerta, Climent explicará como la Desamortización de Mendizábal del siglo XIX provocó que los labradores de Alboraia sufrieron un empobrecimiento notable, por la pérdida de los arrendamientos de que disponían, de origen medieval, y como este hecho reforzó el apoyo al carlismo, un movimiento político y social muy conservador en el aspecto religioso y contrario al liberalismo responsable de la desamortización y de las duras condiciones de los nuevos arrendamientos.También, respecto a la agricultura, Climent explicará como las revueltas de los labradores alboraieros por las cargas impositivas han sido numerosas a lo largo de la historia. Por ejemplo, en 1663 más de 40 labradores, un 60% de los que había en el pueblo, fueron detenidos en Valencia en un asalto a la ciudad. 

 

La segunda parada, en la Plaza, permitirá al investigador alboraiero situar la tienda, la cámara del trigo, el cementerio, el ayuntamiento y dimensionar la iglesia actual (de principios del siglo XVIII) y también el anterior, del XIII y que se levantó sobre la antigua mezquita. En la plaza han sucedido hechos inolvidables en la historia de Alboraia, como primeros del siglo XX fue la primera fiesta del árbol con los niños de la escuela, un acto promovido por el maestro Simón Aparicio, quien también promovió un acto por la paz pidiendo el armisticio en la Y Guerra Mundial. 

 

En la tercera parada, en la calle Colono (conocido tradicionalmente como Matoses), Enric Climent explicará la importancia de la acequia de la Font y su molino, y donde estaba lo llavador, además de una de las propuestas que el ayuntamiento planteó a finales del siglo XIX: la construcción de un balnerario. estuvo en esta calle donde, en 1901, llegó la luz pública por primera vez al municipio. También, el inicio de la calle Colón por el norte ha sido tradicionalmente el lugar más bajo del pueblo, y este hecho ha quedado reflejado en una placa que muestra hasta donde llegó el nivel de la riada de 1949.

 

 

La plaza, centro neurálgico del pueblo

Hasta el siglo XIX, Alboraia estaba dedicada completamente a la agricultura. Según Enric Climent, la iglesia, en el siglo XVII era el centro neurálgico del pueblo y el ayuntamiento estaba en el que ahora es el lado de la calle Miracle y Badia (la antigua farmacia), mientras que el molino se situaba al actual Colón. El pueblo se extendía al norte de la iglesia, y hacia el este. Ya a primeros del siglo XX la Plaza y sus alrededores continuaban siendo el centro de la vida del pueblo hasta el punto que había hasta cuatro casinos: el republicano, en la actual calle Cabanyal (lado Miracle) y que pasó en la Plaza, donde está ahora la caja de ahorros; el Ateneo, que empezó en la Plaza, casa Corella y después donde está ahora, y que organizó los Juegos Florales del año 1928; el casino carlista, en la calle Molino lado con Desamparados; y frente a este, el de los lerrouxistas.

 

En el año 1904, según recuerda Climent, el escritor Vicent Blasco Ibáñez participó en la inauguración del primer casino republicano, precedido por la Marsellesa y el Himno de Riego, en un pueblo donde el carlismo era el movimiento político más importante y lo fue durante décadas hasta los años 30. El escritor valenciano al mitin comentó que unos años atrás, cuando vendía en Alboraia, había que llevar pistola.

 

 

Informa Nou Horta. Compromís per Alboraia

 

Modificado por última vez en Lunes, 11 Febrero 2019 13:13

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.