Mostrando artículos por etiqueta: paloma silla

Traje de sastre. Esa es la solución para muchas mujeres a la hora de ir a trabajar.  Si existe algún inconveniente a la hora de vestir correctamente en el ámbito profesional es que la mujer no cuenta con un código de vestimenta claro con el que no pueda fallar en su elección. Y es que del mismo modo que le sucede en la parte profesional, le ocurre en otros ámbitos de la vida.  El Protocolo Social, establece unos códigos de vestimenta claros a través de la herramienta que denominamos Etiqueta, y en ese caso, el vestir de la mujer depende del hombre. Es decir, si para el hombre se indica etiqueta de Frac o Smoquin, la mujer debe vestir de gala, mientras que si el hombre tiene indicado el uso de un traje chaqueta –pantalón con corbata, la mujer debería elegir un vestido corto, de sastre o cóctel, en función de la ocasión puntual y lo que se requiera en cada momento. 

Dicho esto, es fácil pensar que la mujer intente imitar la vestimenta de los hombres  en el trabajo para ganar presencia y autoridad profesional, e incluso como símbolo de pertenencia a un determinado sector. Pero la pregunta es cómo transmitir esa autoridad. Existen en la moda varios elementos en la vestimenta que pueden recordar a algunos detalles de los uniformes que utilizan los cuerpos de seguridad del Estado. Son muy sutiles porque se introducen en la moda como tendencias y apelan a nuestra parte inconsciente para transferir a su marca personal e imagen una serie de valores. ¿Cómo podemos encontrar identificados en la ropa esos detalles? Mediante hombreras, uso de solapas en los hombros, botonaduras en las mangas de la chaqueta, algún broche, etc. Son muchas las posibilidades que existen para que la ropa proyecte poder, prestigio y, lo que más nos interesa comercial y empresarialmente, confianza.

Este es un hecho a tener muy en cuenta, ya que si os fijáis cuando la mujer sale de la vestimenta más clásica con cierta reminiscencia  al vestir masculino en el trabajo, puede pecar de ir “excesivamente arreglada para la ocasión” e incluso, en ocasiones, que sea difícil discernir entre si va a trabajar o si va a una fiesta. Las posibilidades de vestimenta de la mujer son muy amplias. El abanico es inmenso y aunque es positivo tener donde elegir para reafirmar y remarcar los gustos y las personalidades diversas que existen en la sociedad, hay que extremar el cuidado a la hora de elegir nuestro dress-code (código de vestimenta) en el trabajo. Nuestra imagen personal y nuestro prestigio profesional pueden verse afectados si no se realiza una correcta elección.

 

Paloma Silla

Consultora en Comunicación, Imagen y Protocolo. 

 

Publicado en Paloma Silla

“De sabios es rectificar”

Si en algo se caracteriza la política española, tan dada a la acusación descontextualizada, es a que nuestros representantes les encanta llenarse la boca con sus hiperbólicos “todos”, “nunca”, “jamás de los jamases” y un largo etcétera de adjetivos retóricos que quedan conformados como promesas inamovibles de cara a la opinión pública.

El problema ante la rotundidad de este tipo de frases es que lo dicho, queda. Y una semana, seis meses, un año, un lustro o una década después, lo afirmado con tamaña determinación puede tener que ser cambiado por los azares de eso llamado política.

Si tuviera que dar un solo consejo a una persona que se dedicase a esto de la política, le recomendaría ser más prudente y nunca cerrar una sola puerta, porque la vida pasa y lo que hoy parece imposible, tal vez mañana sea la única vía.

Parece sencillo, pero día a día se empeñan en que la lógica no case con la política. Un ejemplo, el PSOE, quienes después de su “no es no” convertido en un “bueno, sí, pero solo un ratito” ahora afirman que votarán en contra de los presupuestos. Lo cual en sí mismo, no es ni bueno ni malo, pero sí que genera un problema por hablar antes de hora.

Y es que si la situación se bloquea se supone que deberíamos ir a elecciones generales, algo impensable a día de hoy, viniendo de donde venimos. Así que no va a quedar otra opción que la de realizar pactos. Y ante esta realidad, que a nadie se le escapa (sí, imitemos el lenguaje político por esta vez), la única solución pasa por un entendimiento de morro torcido y sabor a hiel para todos. Pero es la vía por la que se ha de ir, no quedan más alternativas.

Los políticos no aprenden. Ni dejan caer a pesas muertas por los servicios prestados (flaco favor a la patria, y a buen entendedor…) ni son conscientes de que cada vez que dicen “nunca”, “siempre” o “tengo la firme convicción” no hacen sino dejar al descubierto sus propias carencias.

Y después, cuando toda rectificar, se pasan de frenada, con sus “fuimos engañados”, “consideramos que era lo correcto” y su “no es… bueno, será no, pero de momento es un poquito de sí”. Explicaciones fuera de lugar, excesivas, poco coherentes, pueriles y que no creen ni quieres las dan.

 ¿Tanto les costaría pensar más allá de lo inmediato, tener algo de capacidad de visión a uno o dos años vista? Sería demasiado el pedir políticos a la altura de las circunstancias. A día de hoy, seguimos en los “síes” y “noes” rotundos. En los puñetazos en el pecho, los golpes en la mesa y el índice marcando con furia las afirmaciones. Y antes esto, me pregunto que si rectificar es de sabios, afirmar que no se va a hacer, ¿de quién es propio

 

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, 

comunicación y protocolo

 

Publicado en Paloma Silla
Viernes, 11 Noviembre 2016 10:42

Cuestiones espinosas

“Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio”

En política hay dos principios, que por obvio que parezcan, apenas se cumplen: el de la prudencia y el de dar ejemplo. Pero si se presume de algo y alguien demuestra contradicciones notorias, se corre el riesgo de meterse en un zarzal del que parece poco probable salir indemne. 

De bien es conocido por todos la polémica del senador de Podemos, Ramón Espinar, quien a los 20 años compra un piso por 140.000 euros para venderlo a los tres meses por 170.000 euros. A nadie le extraña que una persona trate de vender un piso por un importe superior al del valor de su compra, pues resulta práctica habitual en esta España de ladrillo y pelotazo. 

Quien escribe estas líneas no va a realizar valoraciones morales sobre si es ético o no, ya que no es la intención de este breve artículo. Sin embargo, lo que sí que resulta llamativo es ver a la misma persona que realiza esta operación inmobiliaria escupir, apenas pocos años después, sapos y culebras sobre aquellos que especulan con la vivienda. Ver frases en Twitter como “Hay que pasar de concebir la vivienda como inversión-pelotazo a pensarla como derecho” o “Porque mientras nos desahucian y nos echan del curro, hay dinero de sobra y viviendas vacías” atentan contra los dos principios antes citados: el de la prudencia y el de dar ejemplo” parece que no casen bien ni con los principios de prudencia ni de dar ejemplo.

Si te dedicas a la política has de saber que todo aquello que digas, permanecerá. Da lo mismo cuanto te afanes por borrarlo, pues lo publicado siempre queda. Somos esclavos de nuestras palabras y si criticas algo, deberías recordar aquella frase de “quien a hierro mata, a hierro muere”.

Es más, ver salir a los suyos en tropel en su defensa a nadie le extraña. Lo hacen todos, sean del partido que sean con sus “aguanta Luis” o “pongo la mano en el fuego por Griñán” y un largo etcétera. Cualquiera diría que los políticos en España son incapaces de aprender de sus propios errores y que se empeñan en tropezar repetidamente contra la misma piedra, a ver si a fuerza de caer sobre ella, la pulverizan. Pero la roca es más poderosa que el hueso y después toca entablillar con dimes, diretes y desdecires de lo dicho que se arrastran en procesión de penitencias y de no dije aquello o no se me entendió bien. Explicaciones en diferido, claro está.

El resultado de una torpeza de quien obvia sus pecados mientras señala a otros no sorprende. Ni el de un partido arropando a sus protegidos en lugar de actuar con la contundencia necesaria. Se escudarán en el corto plazo, en el habitual victimismo que a todos arropa, y que puede incluso servir a Espinar para tomar Madrid. Pero la sociedad ha hablado y etiquetado. Las explicaciones les sirven a los militantes, no a la ciudadanía, que ya ha etiquetado de hipócrita a Espinar y, por extensión, a todos aquellos que lo arropan.

Visto esto me pregunto si algún día nuestros políticos entenderán la importancia de ser los dueños de sus silencios, aunque por sus actos parecen más dispuestos a seguir bordeando zarzales.

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, 

comunicación y protocolo

 

Publicado en Paloma Silla
Viernes, 11 Septiembre 2015 09:30

Tendencias que veremos este otoño-invierno

Apenas ha terminado agosto (son muchos los que aún están disfrutando de las vacaciones) y ya podemos encontrar en las tiendas un adelanto de lo que llevaremos el próximo otoño-invierno. Y es que en pocas semanas la moda vuelve a los años 70 con ese estilo desenfadado y bohemio. 

Hay prendas que marcarán tendencia y que no pueden faltar en nuestro armario: vuelven los pantalones acampanados, y preferiblemente jeans; las perneras amplias y con mucho vuelo en la parte de abajo del pantalón pisan fuerte.

También veremos faldas acampanadas y vestidos con el mismo acabado y abotonados; todo ello con tejidos como la pana o el vaquero.

En lo que a las partes de arriba se refiere siguen siendo tendencia los crop top, eso sí con mangas acampanadas, al igual que en vestidos y jeans. Veremos del mismo modo blusas con estampados florales, mangas bombacho y cuellos cerrados con un lazo de remate. Las camisas vaqueras con un corte boyfriend o recto son fáciles de combinar con esos pantalones acampanados, incluso podemos combinarlos con el pata de elefante de otras temporadas, sobre todo si son de un tejido fluido y con un estampado étnico o floral.

Tampoco podemos olvidarnos de las chaquetas de serraje, incluso algunas biker se mantienen pero optan esta temporada por el terciopelo. A esta tendencia se suman los grandes pañuelos, los chalecos boho chic y las botas de serraje o botines tipo cowboy. Todas estas prendas pueden acompañarse por ponchos y chaquetas de punto amplias, con vestidos florales se corte setentero y bolsos con flecos. Encontraremos en tiendas una mayoría de las prendas que marcaran tendencia los próximos meses en tonos tierra por ser los que mejor se adaptan a este estilo de ropa.

Espero que los consejos os sean de utilidad para ir a la moda y recordad que para ir a la última no siempre es necesario comprar todo lo que se lleva, sino solo las prendas o complementos que más nos gusten y combinarlas con las prendas que tenemos en el armario de temporadas anteriores.

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos. Responsable de Destaca-te.com

Publicado en Paloma Silla

El estilo de la calle, así es como conocemos en castellano al Street Style.

Habla de lo que lleva la gente, de lo que tiene en su armario y de lo que escoge a diario para hacer patente su personalidad, dar a conocer su imagen y plasmar su estilo de vida en las prendas que elige y en cómo las luce. El Street Style no obedece a escaparates de marcas punteras, aunque de cierta forma lo hace porque son ellas las que marcan la pauta de lo que se llevará las próximas temporadas. Pero a su vez, son las grandes firmas las que se sirven de la figura del coolhunter para que beban del estilo de las personas anónimas que pasean a diario por las calles de las principales capitales de la moda y ‘cacen tendencias’. El coolhunter es la figura capaz de transmitir lo que gusta y se lleva a la empresa que suele crear su propia versión o visión de esa tendencia y le da vida para que entre por la puerta grande de la industria de la moda.

Y hoy en día en la calle podemos ver de todo. Y es una diversidad muy rica de la que los asesores de imagen disfrutamos a diario. Si bien optamos por prendas cuya tendencia dictan las grandes empresas, por ejemplo, este año el uso de ponchos y maxi bufandas, o pantalones sport con stillettos, hoy en día podemos combinar prácticamente todo con todo (utilizando lo que conocemos como sentido común).

Hoy estamos muy cerca del todo vale. Nos inspiramos en las tribus urbanas, de lo que vemos en los escaparates, en los looks que nos sugieren las revistas de moda, nos guiamos por lo que nos aconsejan las dependientas de tienda, de los catálogos. Y toda esa inspiración la combinamos con nuestras prendas de siempre, nuestros favoritos que habitan en el armario y con los que tenemos la oportunidad de vivir grandes aventuras todos los días.

La ropa que escogemos no sólo nos protege del frío o del sol, sino que nos ayuda a defendernos en el día a día y a definirnos. Por ello debemos cuidar siempre lo que llevamos puesto para plasmar a la perfección lo que queremos decirle a los demás sobre nosotros. Porque quizá cuando te lances a la calle, un coolhunter se fije en ti y en tu estilo, y de forma inconsciente seas tú el que marque la tendencia para el  próximo año. ¡Inspírame!

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos. Responsable de Destaca-te.com

Publicado en Paloma Silla
Viernes, 05 Junio 2015 10:15

Cinco consejos para cuidar la ropa de baño

Damos la bienvenida al verano con un tema que os puede resultar muy práctico de cara a las próximas vacaciones y a las buenas temperaturas que desde hace semanas nos acompañan.

Hoy os quiero hablar del cuidado de las prendas de baño. Sí, la ropa de baño sufre más que la normal y puede que sólo nos dure una temporada. Pero yo cuido mucho este tipo de prendas y puedo decir que algunas han llegado a pasar hasta ocho veranos conmigo, siempre siguiendo eso sí unas instrucciones. Si este año te has enamorado de un triquini, bañador o biquini yo os recomiendo estos cuidados para que podáis disfrutar mucho de ellos otras muchas temporadas.

Si adquirimos ropa de baño de licra de calidad y buenos diseños, con un cuidado adecuado podemos conservarlas varias temporadas y tener así mayor variedad en nuestro armario. Y recordad que comprar barato muchas veces sale caro. 

Así que sin más, paso a enumerar esas sugerencias que pueden alargar la vida de vuestras prendas de baño.

1- No lavar la prenda con suavizante y utilizar jabones nuestros o incluso de manos para enjuagarlo. Tampoco utilizar la lavadora para limpiarlos.

2-No deformar la copa del biquini o bañador doblándola en la dirección contraria. En el caso de los biquinis, lo mejor es girar por la parte central y poner las dos copas en el sentido natural del diseño.

3-No estrujar las prendas para eliminar el agua excedente porque se puede deformar la licra y dar de sí.

4- Dejar secar a la sombra, nunca al sol.

5- No almacenar en una bolsa de plástico. Tampoco guardar en una zona húmeda y sin ventilación.

Como siempre espero que estos consejos os sean de utilidad. 

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos. Responsable de Destaca-te.com

Publicado en Paloma Silla

Se acercan las Fallas y todas aquellas personas que están involucradas de una u otra forma con la fiesta ultiman los detalles para ajustar el traje que se nos ha quedado pequeño, llevarlo a la tintorería o porque no, estrenar un vestido nuevo. La indumentaria valenciana es muy rica y además de contar con grandes expertos en el sector y una gran tradición, se permite año tras año innovar en ciertos aspectos, aunque siempre la tendencia apuesta por recuperar las prendas más antiguas.

En cuanto a la confección, se acortan las faldas y se les quita el vuelo exagerado, y por lo que respecta a las telas se elaboran sedas con dibujos más planos y clásicos, imitando tejidos antiguos. Por ello, también se recuperan tejidos como el Damasco o la Tapicería. Aunque la gran estrella de la indumentaria valenciana sigue siendo el espolín, siempre podemos optar por otros tejidos si no queremos hacer una inversión tan importante.

Con todo esto, el objetivo no es otro que aprender algo más sobre los diferentes tejidos de los que disponemos para elaborar nuestro traje de valenciana. Cuando vamos a una tienda nos guiamos por lo que nos gusta y muchas veces nos decidimos por el precio, pero ¿sabemos realmente lo que estamos comprando?

Para evitar adquirir algo sin saber si compramos seda natural o un tejido sintético o si por otro lado estamos pagando mucho por un tejido de calidad inferior, o simplemente para tener un mayor conocimiento de lo que podemos encontrar a día de hoy en tejidos para trajes de fallera,  acudí a una de mis tiendas favoritas del centro de la ciudad. Su procedencia viene nada más y nada menos que de los archiconocidos Almacenes España. Un cambio generacional ha dado vida a Aguas de Marzo. Marzo es el mes de las Fallas y Aguas el apellido que tiene en común prácticamente la totalidad de la plantilla. Aquí se trabaja en familia, me dijo María Ghoshe Aguas. Ella fue la encargada de mostrarme la tienda, el trabajo que realizan día a día y lo que pude comprobar por mí misma: conocen a la perfección tejidos, técnicas y proveedores. Así que intentaré de ahora en adelante transmitiros todo lo que debéis saber de las telas de fallera.

Hay diferentes colores, dibujos, casas proveedoras, anchos y también calidades. No todos los vestidos de fallera se elaboran con seda.  La tela más básica es el rayón, que imita la seda pero realmente proviene de sedas sintéticas.

Cuando vas a a comprar tela para un traje los cortes van ya predeterminados para un traje de adulto. En el caso de las telas estrechas, también conocidas como ancho de casulla, cuentan con cantidades de 12 a 13 metros. Los cortes de doble ancho, de 140 cms, tienen de 5,5  a 6 metros. El ancho de las telas siempre depende del dibujo y puedes conseguir un corte de rayón desde los 400 euros. El precio se eleva en algunos casos hasta los 900 euros.

Como se está volviendo a los modelos más antiguos, y cada vez se pide más el traje del siglo XVIII, frente al del siglo XIX que conocemos como fallera o manga de farol, se utiliza para confeccionarlo una tela que se conoce como Damasco. El Damasco se suele elaborar con un máximo de dos colores y su precio es tan variado que puedes encontrar desde 150€ el corte a los 1500€. Otro de los tejidos de moda es la tapicería, que admite muchos más colores y esta realizada en algodón o viscosa, y a veces podemos encontrarla con fondo de tafetán, como podemos ver en la tela gris con tonos azules.

 

La seda de doble ancho, se está elaborando con flores más planas para volver a diseños antiguos y el precio va en función del número de hilos utilizados en la elaboración del corte de tela. Una seda de doble ancho está alrededor de los 1500 – 1800 euros y las sedas estrechas son algo más caras pudiendo costar hasta unos 4500 euros.

La seda estrecha que se conoce como espolín, se elabora a mano y puede llevar varios meses de trabajo. Los hilos se anudan a mano en un telar con lanzadera. La propia María me invita a visitar un antiguo telar que está expuesto en el Colegio Mayor de la Seda de Valencia. Ahí podremos observar como se trabaja un espolín y se puede contribuir económicamente a su restauración. Y desde estas líneas os invito yo a conocer este trabajo tradicional que hacen de la indumentaria valenciana una de las más ricas del panorama nacional. Pero si queremos tener una verdadera joya como estas, deberemos pagar entre 8000 y 15000€.

 

 

Publicado en Paloma Silla

A tan sólo unos días de la celebración de San Valentín comienza el particular maratón de películas de amor. Se trata de las que para mi son las mejores películas e historias de amor más a o menos actuales. Dejaremos en esta ocasión a un lado el cine clásico que también guarda grandes tesoros y parejas inolvidables. Y es que con final feliz o sin él, los 10 títulos que os propongo merecen la pena por sus historias y por sus protagonistas. Porque muestran el día a día, porque el amor no entiende de cuerpos ni edades, porque a veces se madura, porque otras muchas sorprende, termina, se transforma o muere. La superación de uno mismo, las manías, las inseguridades, la obsesión, el recuerdo y el olvido son elementos imprescindibles en cualquier buena historia de amor.

Os traigo una selección de películas que suelo rescatar de mi filmoteca particular y que vuelvo a ver una y otra vez por estas fechas, aunque como hay alguna que otra ambientada en Navidad, he de reconocer que no es esta la única época del año en el que las veo. Y sinceramente no me canso. Conozco los diálogos, he memorizado escenas enteras, por supuesto que conozco el final pero siguen emocionándome igual o incluso más que el día que las descubrí.

· NOTTING HILL. La historia entre el propietario de una librería y la famosa actriz de cine Anna Scott

· THE HOLIDAY.  Dos historias de amor muy distintas que merece la pena ver. Encuentros únicos en una época muy especial

· EL DÍA DE LA BODA. Contratar a un gigolo para librarte de algún compromiso familiar y acabar enamorada de él no es una historia muy original. Pero esta película tiene algo especial, os la recomiendo

· EL DIARIO DE NOA. La eterna dificultad del amor entre clases distintas. Afortunadamente, muchas veces el amor gana la partida

· LOVE ACTUALLY. Ambientada en Navidad, suma muchas historias. Cada una con sus peculiaridades, pero todas ellas posibles

· SUSURROS DEL CORAZÓN. Una historia mágica como todo lo que produce estudios Gibhli

· LA BODA DE MI NOVIA. Como una bonita amistad puede convertirse en una historia de amor. Aunque a veces tengamos que perder a una persona para darnos cuenta

· MEJOR IMPOSIBLE. Mejor imposible su título y lo mismo pienso de la historia. Mundos distintos pero... surgió el amor

· LA PESCA DEL SALMÓN EN YEMEN. A veces hay que tomar distancia para hallar lo que realmente se necesita. Dos almas que por fin se encuentran

· CONOCIENDO A JANE AUSTEN Un club de lectura y un círculo de mujeres ¿qué mejor lugar para encontrar el amor?

Y vosotr@s ¿cuál sería vuestro top diez de películas de amor modernas?

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos.

Responsable de Destaca-te.com

Publicado en Paloma Silla

Comienza el periodo de rebajas y por ello quiero hablaros de cosas que tenéis que tener en cuenta a la hora de comprar e incluso de hacer devoluciones.

En el caso de las segundas, lo mejor es que nos reembolsen el dinero de un regalo que no ha sido el acertado. Aunque en muchos casos no es necesario porque con un cambio de talla, de color o de modelo, es suficiente. Eso sí, siempre hay veces que no podemos quedarnos con el obsequio, porque no nos viene o bien porque no es de nuestro agrado. Encontramos algunas tiendas que no devuelven el dinero y tienes que gastar el importe en el mismo lugar. Pues bien, es en este caso cuando os aconsejo mirar lo que se nos ofrece en rebajas y, si no es lo que buscáis o necesitáis, que pidáis una tarjeta regalo o un vale para realizar las compras más adelante o gastarlo en las prendas de nueva temporada. Ahora bien, hay que fijarse en el plazo que tenemos para utilizar dicha tarjeta y no perder el dinero. Podrás utilizarlo para comprar algo que necesites o quizá te saque de un apuro o te sea realmente de utilidad mucho más adelante.

Os recomiendo también llevar una lista de necesidades para evitar comprar de forma compulsiva cosas que no necesitamos y que tienen muchas probabilidades de acabar en el fondo del armario o de un cajón sin apenas uso.

También intentad ir a hacer los cambios en las horas menos transitadas por clientes para evitar grandes aglomeraciones. De este modo, evitamos el estrés, los nervios, agobios y muchas veces, conflictos con otr@s comprador@s.

Y por último, y como siempre por estas fechas insistir en la defensa de vuestros derechos como compradores y consumidores, pues en periodo de rebajas, el cambio o la devolución en las prendas sigue siendo un derecho. Evita comprar en aquellos locales donde no se admitan cambios o devoluciones, o no respeten este tipo de políticas.

¡Qué tengáis buenas compras!

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos.

Responsable de Destaca-te.com

Publicado en Paloma Silla

Ya están aquí las fiestas navideñas y con ellas llegan las cenas de empresa, las reuniones con amigos y compañeros de trabajo y como no, las largas jornadas y veladas con familiares. Son fechas en las que las calles y los hogares se engalanan para celebrar por todo lo alto la Navidad. Por eso, con más razón que nunca, no se puede descuidar la imagen personal. Queremos ir guapas y brillar con luz propia. Y que mejor para proyectar la luz que las lentejuelas en nuestras prendas favoritas. Las encontramos en tops, faldas, vestidos e incluso en pantalones. Combinables con blusas, tops o blazers. Cualquiera que escojamos es perfecta para las múltiples citas que nos esperan durante los próximos días.

Por ello os propongo a continuación una serie de prendas en las que podéis inspiraros para escoger vuestros looks ideales para festejar esta Navidad. Recordad que un buen tacón realzará vuestra imagen y os estilizará. Pero o olvidéis las manoletinas o un calzado más cómodo tipo Oxford en el bolso para que vuestros pies no se quejen en esas fiestas que se alargan durante toda la madrugada. ¡Felices Fiestas!

Paloma Silla

Publicado en Paloma Silla
Página 1 de 2