Las pelis americanas

Viernes, 24 Julio 2020 10:07 Escrito por  rafael escrig Publicado en Rafael Escrig Visto 203 veces
Valora la noticia
(0 votos)

La inmensa mayoría de las películas que se producen en Hollywood adolecen de determinados tics, que a nadie se le pueden escapar a poco que se fije. Yo, al menos, como es muy difícil que me atrape una película, me entretengo buscándolos hasta que pesco alguno. Vamos a repasarlos: En las escenas del desayuno familiar, al padre siempre lo veremos dando un trago al café, al tiempo que se pone la chaqueta y sale disparado de casa. Lo mismo sucede con los hijos universitarios. En las películas policiacas, veremos las peleas, salidas por la puerta trasera del bar, persecuciones, el policía corrupto y los inevitables helicópteros. Pero destaquemos el más chocante, ese en que el mejor agente de la comisaría, a pesar de su efectividad es criticado y tiene que devolver la placa y la pistola, que deja furioso sobre la mesa del comisario jefe. Si hablamos de las escenas de sexo, todas comienzan entrando por la puerta del apartamento y quitándose la ropa el uno al otro a empujones contra la pared. Después vendrá lo del cigarrillo, y lo de levantarse ella arrastrando la sábana hasta el aseo. Otro patrón es cuando llegan a casa y lo primero que hacen es servirse una copa de vino a palo seco, nada de unas tiritas de jamón, ni unas aceitunas, nada de nada. Supongo que, debe hacerse como promoción de la industria del vino de California. Veamos cuando uno se mete en la cama para dormir. ¿Alguien puede dormir con un foco de luz en la cara? Pues en las películas sí. Y hablando de luces, cuando alguien entra en una casa y le da al interruptor, se encienden todas las luces de la casa hasta la más pequeña. Todo encendido. Y cuando se van, ¿las apagan? ¿Verdad que no? Dan un portazo y adiós. Y qué me dicen cuando las escenas están más interesantes, con acción e intriga, incluso con un forcejeo entre el malo y el bueno, ¿no es verdad que todo ocurre en la oscuridad más absoluta y no puedes enterarte de nada? No es que yo vea poco, es que no se ve nada y tienes que preguntar al de al lado lo que ha pasado. Las escenas bajo la lluvia merecen una reflexión. En toda película que se precie hay una conversación bajo la lluvia sin que nadie se inmute. ¿Acaso es normal que esa gente no se refugie cuando está lloviendo a cántaros?  Y qué me dicen de salir de un taxi y darle un billete al taxista diciéndole que se quede la vuelta. ¡Pero si no te ha dicho cuánto es la carrera! Bueno, ya ven que esto es un no acabar, pero lo más increíble es el asunto del aparcamiento. ¿Cómo es posible que cuando tienen que ir con el coche a alguna parte, siempre tengan un hueco en la puerta? Voy a dejarles aquí un momento. Seguiré buscando y ya les contaré.

 

Rafael Escrig

facebook.com/rafa.escrigfayos

Modificado por última vez en Martes, 28 Julio 2020 09:56
Más en esta categoría: « La pandemia