Cambiar nuestro destino es posible

Martes, 14 Noviembre 2017 12:45 Escrito por  Mª José Navarro Publicado en Opinión general Visto 804 veces

Si tenemos miedo a enfermedades, preocupaciones y sufrimiento degradamos las energías positivas, con lo que éstas se vuelven negativas, con ello creamos nuestras formas de pensamientos destructivos, unos peligrosos robots que somos nosotros mismos. Hagámonos por tanto conscientes de que el peligro no viene de fuera, viene de nosotros mismos y nos influye a nosotros mismos.

Sepa que sólo puede recaer sobre nosotros aquello que tenemos en nosotros. Aunque en el mundo acechen aún muchos peligros, si no tenemos algo igual o parecido en nosotros, tampoco atraeremos esos peligros, ellos no podrán hacernos nada. Salvo que para ello hayamos creado la fuerza de atracción correspondiente en nuestra alma.

Con nuestros pensamientos negativos podemos hacer surgir en nuestro cuerpo enfermedades o provocar sufrimientos y golpes del destino. Pero  a través de una forma positiva de sentir, pensar, hablar y obrar producimos en nosotros salud, armonía interna, alegría, paz, felicidad y satisfacción. Vemos por tanto que los pensamientos son fuerzas, que retornan a nosotros, el emisor.

En este contexto entendemos la ley de siembra y cosecha, que significa que cada causa tiene su efecto, y comprendemos por tanto que únicamente nosotros somos los causantes de nuestras enfermedades, sufrimientos y golpes del destino, no nuestros semejantes o tal vez Dios. Estimado lector sepa que cuando no damos la vuelta a tiempo, el destino sigue no obstante su curso. Por eso propóngase una vida basada en una ética y moral más elevada, y sepa que el Sermón de la Montaña de Jesús de Nazaret es la clave para una vida feliz.

 

Mª José Navarro

De la publicación: “Con Dios es más fácil vivir”

www.editorialgabriele.com

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.