Reincidentes: “Ojalá con el amor se ganasen muchas batallas y guerras”

Viernes, 15 Diciembre 2017 10:10 Escrito por  Alicia Juan y Laura Garrigues Publicado en Entrevistas Visto 1480 veces
Valora la noticia
(0 votos)

El grupo de punk rock español, que estas navidades cumple 31 años, ha vuelto con un nuevo disco. Hace seis años la ira les empujó a lanzar el disco Tiempos de ira. Ahora es la vergüenza la que les ha llevado a Reincidentes a publicar un nuevo álbum. Fernando Madina, voz principal y bajista del grupo, y Juan M. Rodríguez, guitarrista y voz del mismo, nos han contado detalles sobre sus treinta años de trayectoria en el mundo de la música.

ENTREVISTA

¿Por qué habéis escogido “Vergüenza” como título de vuestro nuevo álbum?

Fernando: Nos surgió la idea al pensar en qué sentiría un alienígena o un chimpancé, en cualquier caso alguien más inteligente que nosotros, al observar la Tierra. Y la palabra fue “vergüenza”.

Juan: La clave o raíz de todos los temas que tratamos en el disco es esa. Vergüenza por la ecología, por el fascismo que hay en Europa, por el machismo que todavía sigue existiendo. Se recopila en una sola palabra lo que nos producen todas esas cuestiones.

¿Con qué canción os quedaríais de este nuevo disco?

F: Hay tres con las que me quedaría, aunque me quedaría con las quince. Por ejemplo, “Terrorismo” es como una especie de índice de lo que hay, por eso la elegimos como single. También me quedaría con “Dentro de ti” porque es una demostración de que nosotros en ese registro clásico nos movemos muy a gusto, más de lo que mucha gente se cree, porque muchos piensan que nosotros solo somos de punk rock y, sin embargo, nuestra crianza musical ha sido otra. Y, por último, me quedaría con “Agarrar la vida”, que es la única letra que no es nuestra. Es de mi hijo, que está en un proceso de cambio de sexo, y a la hora de hablar de transexualidad qué mejor que lo haga alguien en primera persona.

Tanto “Dentro de ti” como “Agarrar la vida” son temas muy personales, ¿veremos una faceta de Reincidentes más íntima?

J: Siempre hemos tenido canciones así, un poco más íntimas, pero evidentemente aquí sí hay varias que hablan de cosas más íntimas, como lo que es el amor. Los punkis no solo hablamos de que hay que destruir el sistema, también tenemos nuestro corazoncito y tenemos sentimientos. Ojalá con el amor se ganasen muchas batallas y guerras, mejor que con la violencia u otro tipo de armas. Y eso se ve reflejado, nos parece que también da mucha variedad al contenido temático del disco.

F: Está claro que el disco tiene una temática más abierta.

Un tema muy recurrente en vuestras canciones es el franquismo. ¿Qué opináis sobre que el PSOE quiera realizar una reforma de la Ley de Memoria Histórica?

F: Creo que lo que hace falta es empezar por el principio, por el reconocimiento de que ha habido un golpe de estado, una dictadura de 40 años y un genocidio. Y cuando partamos de ese reconocimiento empezamos a hablar.

J: El primer punto es reconocer a todas esas personas que están enterradas en cunetas y que han sido declaradas como delincuentes y nadie sabe dónde están. Hay familias que creen en religiones y tienen derecho a darle santa sepultura si así lo quieren.

F: Es muy importante que exista una asignatura como educación para la ciudadanía, que fue quitada, para que la gente joven afronte nuestro presente y nuestro pasado como lo que son. Yo soy licenciado en Historia y he tenido que poner en los exámenes que el régimen de Franco fue una revolución, porque sino no aprobaba. Si yo ponía que era una dictadura sacaba un 4. Es importante que se cambie eso.

J: Lo principal que hay que tener en cuenta es que un pueblo tiene derecho a saber cuál es su historia, sino no somos pueblo. Alemania, por ejemplo, afrontó perfectamente y de forma dialogada todo lo que pasó, con educación y contando todo como fue. Aquí, asesinos que mataron a miles de personas todavía siguen teniendo estatuas y nombres en las calles. Hay que conocer quiénes eran esos señores y qué hicieron. Tenemos el derecho y el deber de conocerlo porque es nuestra historia. Y no es una cuestión ni de violencia ni de remover cuestiones pasadas, hay que saber qué fue esa agua pasada. Sin acritud ninguna y sin ningún intento de revancha, simplemente para conocer nuestro pasado.

¿Alguna vez habéis tenido algún tipo de problema por las ideas que defendéis en vuestras canciones?

F: Hombre, hay dos que estamos condenados por insumisos. Pero tenemos los mismos problemas que cualquiera que defiende sus ideas, nosotros no somos más que ellos ni más que nadie, somos personas que por defender sus ideas nos hemos encontrado problemas.

J: Pero no a nivel judicial.

F: Pero nosotros podemos decir que hemos tenido suerte, porque hay mucha gente que por poner dos tweets han tenido problemas. Nosotros somos hasta privilegiados teniendo en cuenta lo que le ha pasado a muchísima gente.

Desde que comenzasteis en el mundo de la música, ¿qué cosas pensáis que han cambiado en nuestra sociedad?

F: Hay dos versiones, la optimista y la pesimista. En 1983 el PP votó contra el divorcio, en 1982 no se podía divorciar la gente. Antes había que hacer el servicio militar obligatorio si eras varón. En 1991 hubo la primera ley de aborto y el PP luego no fue capaz de cambiarla. Ahora una persona transexual puede ir a la Seguridad Social y operarse los pechos y el clítoris. Esa es la versión optimista, pero también hay una pesimista.

J: Ciertamente, nosotros creíamos que el machismo que había hace 30 años iba a evolucionar porque pensábamos que era una cosa de los antiguos, del franquismo y que la democracia avanzaría y todo iría mejor, pero no ha sido así. Además, antes quien cobraba 1.000 euros era un pobre mileurista, ahora es un afortunado. Incluso hay muchos trabajadores que trabajan para ser pobres, porque con su sueldo no les llega ni para pagar la luz. Creo que vamos a ir a peor porque la gente se conforma con mil euros y parece que sea un gran contrato cuando resulta que antes, hace 15 años, eso era visto como algo malo.

¿Y dentro de vosotros?

F: El mundo de la música nos ha dado muchas cosas buenas, como la capacidad de viajar, de conocer gente, otras razas, religiones… Creo que eso te hace madurar y hace que concibas el mundo de una forma mucho más global que cuando estás en tu aladea, en tu sitio. El haber tocado fuera, el hecho de conocer el Estado español casi como la palma de la mano, eso es una suerte que hemos vivido y que nos hace madurar, crecer, conocer. Ese tipo de experiencia no podemos negar que la estamos viviendo día a día y nos hace crecer como personas y también como músicos.

Lleváis 30 años de carrera. ¿Qué anécdota recordáis con especial cariño?

F: Juan un día se empezó a encontrar billetes en la nieve [Ambos se miran y se ríen].

J: Paramos con la furgoneta y de repente vi un billete de mil pesetas y después un montón más y salieron todos. Con eso comimos.

F: Hay muchas anécdotas. Una vez íbamos en un Mercedes rojo de Juan y habíamos cobrado en metálico varios conciertos que hicimos seguidos y nos pararon. Al abrir el maletero vieron una bolsa de basura llena de pasta.

J: Eran las cuatro de la mañana, un control de esos… Hay muchas cosas, siempre nos pasa algo.

¿Cómo afrontáis vuestro futuro musical?

J: Después de estos 30 años algo que nos gustaba como hobby ha pasado a ser nuestro trabajo y forma parte de nuestra vida. De momento creo que estamos todos convencidos de que lo pasamos muy bien y de que queremos hacer de nuestra profesión y hobby una forma de vida, que es muy importante. Ojalá todo el mundo pueda desarrollarse con lo que realmente le gusta, que al final a muchos les encanta algo pero muy pocos son capaces de llegar a conseguirlo. Y eso es lo más bonito que hay en la vida, soñar a los 15 años con ser músico y poder vivir de ello.