El desarrollo de la capacidad de control. Tratamiento educativo

Miércoles, 19 Noviembre 2014 01:00 Escrito por  Publicado en Psicopedagogía Visto 600 veces
Valora la noticia
(0 votos)
El desarrollo de la capacidad de control. Tratamiento educativo Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L' Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66

Aprender a estar sentado tranquilamente es uno de los logros más duros de conseguir para un niño pequeño. Para el niño, incluso unos pocos minutos en los que se ve obligado a esperar, pueden parecerle eternos. Es necesario que el niño entienda lo que los padres quieren decir con “estar quieto” y es crucial que los padres sean realistas respecto a lo que pueden esperar de su hijo. Sin embargo, incluso un niño muy pequeño puede aprender a estar quieto, durante períodos largos de tiempo, ya sea en la mesa, en la escuela o durante un acto social.
Las siguientes estrategias, siempre planteadas al niño como un juego, pueden ser de utilidad para enseñarle autocontrol y disminuir una movilidad excesiva:

El juego del reloj cronómetro
Se pretende con este juego que el niño aprenda a estar sentado tranquilamente durante un periodo de tiempo. Se comienza la sesión de prueba diciéndole: “¡Vamos a ver cuánto tiempo puedes estar sentado!”. Cronométrele y dele ánimos. “¡Ahora vamos a ver si puedes superar esta marca”!
Atención. No es posible aplicar este tipo de juego mucho tiempo, ni todos los días. Un juego es algo divertido, no un tormento. No se puede esperar que el niño permanezca sentado inactivo mucho tiempo. Se deben ir adaptando las normas del juego para que el niño, al mismo tiempo, haga algo como mirar un cuento o jugar con un juguete. Siempre es conveniente alternar los periodos en los que el niño está sentado con lo de actividad física.

El juego de ganar al reloj
A medida que el niño aprende a relacionar el reloj con la situación de permanecer sentado, introduzca poco a poco el cronómetro en otras situaciones, como por ejemplo la cena.
Ponga el reloj durante una cantidad de tiempo razonable. Si el niño raramente permanece en la mesa más de cinco minutos comience con cinco. Incremente gradualmente el tiempo y elogie al niño cada vez que lo cumpla. Dele en ocasiones algún premio por permanecer aún sentado. Si el niño se levanta antes de que suene el timbre, déjele que lo intente de nuevo. Si los padres piensan que el niño está a punto de levantarse antes de tiempo, recuérdeselo, pero de forma indirecta. Por ejemplo, elogie a alguien más de la mesa que aún permanece sentado. Elogie al niño cuando se lo tome en serio y lo cumpla.

Jugar a la estatua
Se hace sentar al niño en una silla frente al padre o la madre. El juego consiste en estar tan quieto como una estatua y ver quién gana a quién. Con la práctica el niño puede lograr un minuto de inmovilidad, e incluso más. Juegue a este juego cada dos o tres días para que el niño se dé cuenta de que puede controlar por sí mismo sus movimientos. Es importante elogiar sus logros, sean los que sean.

Aterrizaje feliz
Es una manera divertida de expresar lo que a los padres les gustaría que hiciera el niño. Le dirán que imagine que está sentado en el asiento de un avión con su cinturón de seguridad abrochado. Después, simulando que son el capitán del avión, le dicen que la señal de los cinturones de seguridad está encendida lo que significa que el niño debe permanecer quieto. Después, la señal de cinturón de seguridad se apaga, por lo tanto, el niño puede levantarse y estirar las piernas. Aquí, de nuevo, se puede aumentar de forma gradual el tiempo que el niño permanece sentado.

El juego de sostener la mirada
Un problema común en los niños inquietos y con déficit de atención es la dificultad para mantener el contacto visual o para orientarse hacia la persona que les está hablando. Para solucionar este problema el juego a utilizar consiste en desafiar al niño en un concurso de aguantar la mirada. Cuente los segundos que puede mantener el contacto visual, y haga un gráfico de los progresivos “récords  mundiales” que va logrando el niño. Cuando domine ya el contacto visual, ponerlo en práctica en situaciones reales.

Departamento de Psicopedagogía y Orientación del C.I. Ausiàs March

Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L' Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66

Modificado por última vez en Miércoles, 19 Noviembre 2014 19:14
Más en esta categoría: La timidez y la infancia »