Educar frente a las drogas

Lunes, 19 Enero 2015 01:00 Escrito por  C.I. Ausiàs March. Departamento de Psicopedagogía y Orientación Publicado en Psicopedagogía Visto 628 veces

C.I. Ausiàs March*

¿Qué importancia tiene la familia para prevenir el consumo de drogas? ¿Cómo podemos prevenir el consumo en nuestros hijos/as? Éstas y otras preguntas son frecuentes en los padres y aunque la prevención es tarea de todos, desde la familia existen formas efectivas de prevenir el consumo indebido de drogas y sus consecuencias negativas.

Hablar con los hijos/as de las drogas y sus peligros es uno de los pilares fundamentales de la prevención. Es importante transmitir esta información a nuestros hijos/as antes de que tengan que enfrentarse a situaciones en las que tengan que decidir. No tema que por hablar del tema les induzca a consumir.

La prevención desde la familia debe asentarse sobre tres aspectos básicos: el ejemplo paterno-materno, la transmisión de valores positivos y de respeto hacia la salud y el propio cuerpo y, por supuesto, sobre el fortalecimiento de la personalidad de los hijos/as.

La adicción a sustancias tóxicas es, quizá, lo que más preocupa a los padres de un hijo/a adolescente.

Los chicos/as que lleguen a esta edad con una buena autoestima, seguridad en sí mismos, capacidad para tomar decisiones responsables y para resolver problemas, estarán mejor preparados para el momento en que se encuentren cara a cara con las drogas. Lo mismo ocurrirá con aquellos que hayan incorporado la práctica regular de alguna actividad deportiva a su estilo de vida y con los que hayan aprendido a disfrutar de su tiempo libre de forma creativa y variada.

No obstante, algunas de las características propias de los adolescentes juegan en contra: la curiosidad y la experimentación de nuevas sensaciones sin pensar mucho en las consecuencias a largo plazo, el deseo de sentirse independientes frente al mundo adulto y de ser aceptados por el grupo de amigos y formar parte de él. Según los expertos en adicciones, entre los rasgos de personalidad que, con mayor frecuencia, se descubren en quienes han desarrollado alguna dependencia se encuentran: dificultad para comunicarse y establecer relaciones, inmadurez afectiva, falta de confianza en uno mismo, baja autoestima, inseguridad, poca tolerancia a la frustración e impulsividad, lo que aporta pistas a los padres y educadores sobre la dirección hacia donde encaminar los esfuerzos educativos.

Cuanto más se consiga retrasar el contacto de los hijos/as con el alcohol, el tabaco y otras sustancias, el número de probabilidades de que, más tarde, desarrollen una dependencia será más pequeño. Las normas sobre el uso del alcohol y el tabaco en casa, por tanto, deben ser tajantes: los menores no pueden beber ni fumar bajo ninguna circunstancia.

 Colegio Internacional Ausiàs March: Urbanización Residencial Tancat de L' Alter, 46220 Picassent, Valencia - Tel. 961 23 05 66

*Departamento de Psicopedagogía y Orientación

Informa Nouhorta

Modificado por última vez en Lunes, 19 Enero 2015 14:25

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.