Problemas para hacer los deberes

Viernes, 24 Abril 2015 10:06 Escrito por  C.I. Ausiàs March Publicado en Psicopedagogía Visto 514 veces

Uno de los conflictos cotidianos entre padres e hijos/as es la realización de los deberes escolares. Para muchas familias estas tareas ocasionan importantes discrepancias y son fuente de malestar dentro del hogar. Mientras vuestros hijos/as asistan a la escuela, estas ‘peleas’ formarán parte de vuestra vida, pero existen medidas simples que los padres pueden tomar para minimizar estas tensiones y, al mismo tiempo, ayudar a sus hijos/as a sacar el mayor provecho de sus deberes escolares.

 

Dónde hacer los deberes 

Es conveniente crear un entorno positivo. Cualquier lugar donde puedan trabajar cómodamente y sin distracciones es bueno para realizar las tareas escolares. Disponer de un área especialmente destinada al estudio, donde tener sus herramientas de aprendizaje, les ayudará a concentrarse en las tareas que tienen.

Un escritorio o una mesa en un lugar tranquilo de la casa y una lámpara de escritorio ajustable contribuirán a garantizarles un aprovechamiento adecuado.

Cuando hacer los deberes 

Vuestros hijos/as deben hacer los deberes y estudiar como parte de la rutina diaria. Es conveniente reservar un tiempo de estudio regular y programado  para que realicen sus tareas. Los niños/as pequeños que normalmente no llevan deberes, pueden utilizar este tiempo, por ejemplo, para la lectura y la escritura.

Cómo ayudar a mi hijo/a a hacer los deberes 

Es muy importante darles el aliento necesario: que mientras hagan los deberes sientan vuestra presencia y vuestro apoyo. Pueden necesitar ayuda en ciertas partes de la tarea que no comprenden bien, o incluso, de vuestra participación mientras, por ejemplo, leen en voz alta. Pero siempre teniendo en cuenta que los deberes son de vuestros hijos/as, que no debéis convertiros en ayudantes de deberes sino únicamente en consejeros. 

Nunca es tarde para comenzar

Hacer de los deberes una experiencia de aprendizaje positiva es el objetivo que todos los padres debemos perseguir.

Junto con el niño/a los padres deben establecer un plan de estudios y de deberes apropiado. Hay que experimentar primero y luego, estar preparado para los cambios si fueran necesarios.

El plan puede ser escrito como un contrato, o bien verbal. Al principio será necesario un control constante por parte de los padres para lograr que el niño/a persevere, para pasar después a etapas de estudio más independientes. Habrá que:

Establecer de mutuo acuerdo una hora para hacer los deberes 

Cuando el niño/a no hace los deberes o tiene problemas con los trabajos escolares, hay que ayudarle a descubrir la causa, y, cuando sea posible, a cambiar la situación para que pueda conseguir un mejor rendimiento.

Utilizar actividades divertidas para los niños/as que están poco motivados haciendo los deberes y para recompensar que hayan terminado de hacerlos. También podéis alternar los períodos de trabajo y los de juego.

Elogiar el esfuerzo y sobre todo cada paso que da hacia su independencia

Ser positivo. Cuando el niño/a haga bien el trabajo, lo intenta o se muestra paciente ante una tarea, hay que elogiarle. Si tiene dificultades con un  tema (todos las tenemos y podemos aprender de ellas), hay que aumentarle su confianza comentando sus éxitos en otras materias.

Algunos niños/as necesitan que se les anime para poder establecer el hábito de trabajo, así que se puede utilizar un gráfico para recompensar al niño/a por terminar los trabajos. Se le dará una estrella por cada día que termine los deberes. Con un número determinado de estrellas gana una salida o una actividad especial.

Aunque los padres deben trabajar junto al niño/a al principio, intentarán disminuir el papel de vigilantes tan pronto como sea posible, estando siempre disponibles en caso de que el niño/a quiera hacer preguntas.

Dejar que el niño adquiera responsabilidades. Dado que los deberes deben reforzar lo aprendido en clase, el niño/a podrá hacerlos solo la mayoría de las veces. Los padres deben proporcionar seguridad y guía pero nunca deben hacer el trabajo por el niño/a.

 

C.I. Ausiàs March. Departamento de Psicopedagogía y Orientación

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.