Espacios de trabajo saludables: ruido

Viernes, 08 Noviembre 2019 10:23 Escrito por  Miguel Bernabé Sanchís Publicado en Consultoría Pyme Visto 43 veces

Hoy en día, las empresas prestan una mayor importancia al espacio de trabajo, ya que existe una relación directa entre el bienestar de los trabajadores y su productividad.

 

Al mismo tiempo, la tendencia en el diseño de oficinas es el espacio diáfano en lugar de los despachos privados. Las ventajas que aportan este tipo de espacios abiertos son muchas (trabajo colaborativo, ahorro de espacio, flexibilidad, iluminación, etc.), pero nos podemos encontrar con alguna desventaja.

 

Dentro de los diferentes indicadores que evalúan un espacio de trabajo saludable, el ruido es de los que tienen una mayor influencia negativa: genera malestar, estrés, irritabilidad, cansancio, distracción, …; afecta a la interacción, creatividad, motivación, rendimiento, …; y muchos otros efectos sobre la salud y calidad de vida.

 

Ahora bien, si los emisores que habitualmente encontramos en este tipo de recintos (conversaciones, ordenadores, impresoras, teléfonos,…) no generan altos niveles de sonido, ¿por qué llega a generarse un ruido ambiental tan elevado? La respuesta es, principalmente, por la “reverberación del sonido”, es decir, porque el sonido se queda rebotando en las superficies del recinto.

 

Un recinto muy reverberante dará lugar a un ambiente muy ruidoso y a un “efecto cueva” muy perceptible por nuestros clientes a través del teléfono, videoconferencias, etc. En este tipo de ambientes necesitaremos elevar la voz para poder comunicarnos, lo que aumentará más el ruido ambiental.

 

Además, si una empresa presta el servicio en sus propias instalaciones, como es el caso de un restaurante, cafetería, ludoteca, etc., un ambiente ruidoso no solo afectará a sus trabajadores, sino que también a los clientes y, en consecuencia, a su rentabilidad.

 

Para crear un espacio acústicamente saludable se debe reducir el tiempo de reverberación mediante su acondicionamiento acústico. En este proceso se necesita, en primer lugar, identificar el problema (medición y evaluación acústica del recinto), para posteriormente, definir e instalar las medidas correctoras adecuadas.

 

“El confort acústico en el espacio de trabajo es un gran valor añadido para el trabajador y para la empresa”.

 

 

Miguel Bernabé Sanchís

Gerente de ACUSTICE

Miembro grupo ACE

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.