No hay necesidad de sentir "vergüenza de volar": aquí te mostramos cómo reducir tu huella de carbono cuando vuelas

Jueves, 05 Septiembre 2019 09:32 Escrito por  LuggageHero Publicado en Cultura y ocio Visto 101 veces

Si la adolescente activista medio ambiental Greta Thunberg te inspira, LuggageHero.com te aportará sugerencias útiles. La joven de 16 años viajó recientemente en barco desde su casa en Suecia, en lugar de volar a Nueva York para la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas el 23 de septiembre (la Cumbre del Clima de la Juventud es el 21 de septiembre).

 

Greta es la cara actual de "flygskam" o "vergüenza de volar", un movimiento en crecimiento en Europa y Norte América, que tiene como objetivo reducir los viajes aéreos, a fin de disminuir el impacto en el medio ambiente. La quema de combustible para aviones libera gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, en la atmósfera y los océanos de la Tierra, lo que hace que aumente la temperatura global.

 

España ocupa el segundo lugar en Europa y el quinto en el mundo en cuanto a cantidad de emisiones producidas a través de los viajes aéreos, con un total de 20,71 millones de toneladas de dióxido de carbono, un aumento del 21 por ciento con respecto a 2017. A nivel mundial se encuentra justo detrás de Gran Bretaña e India. *

 

A  nivel mundial, los vuelos producen 895 millones de toneladas de CO2 en 2018, mientras que los humanos emiten más de 42 mil millones de toneladas, según el Grupo de Acción de Transporte Aéreo. En general, la industria de la aviación es responsable de alrededor del 2 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono producidas por el hombre, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo. Estas emisiones pueden tener un impacto devastador en nuestro medio ambiente. Con el tráfico aéreo creciendo rápidamente, el daño seguramente se multiplicará. Pero no es demasiado tarde para mejorar la situación. Estos son algunos consejos para reducir tu huella de carbono y, al mismo tiempo, aprovechar al máximo tus viajes. ¡Ten en cuenta que todo puede ayudar a mejorar la situación!

 

Evita los viajes cortos

Por ejemplo, si viajas desde Madrid a Lisboa elige el transporte por carretera en lugar de volar, reducirá tus emisiones de dióxido de carbono en más del 40%. Tu parte de emisiones de CO2 en un vuelo entre las dos ciudades sumaría 109.3 kilogramos, mientras que conducir supondría 65.5 kilogramos y el viaje en tren 21.8. **

 

Si al no cambiar de avión

Volar sin parar ahorra mucha energía porque los despegues y el ascenso requieren mucha más energía que navegar en altitud. De hecho, alrededor del 25 por ciento del combustible utilizado se consume durante el despegue. Una vez en altitud, el avión se vuelve mucho más eficiente en combustible. Piensa que estar cambiando de avión resulta también mucho más incómodo.

 

Evitar también los vuelos largos

Para ahorrar combustible, la mejor longitud de vuelo ha de ser de aproximadamente 4,828 kilómetros. Los vuelos más largos necesitan más combustible, lo que hace que el avión sea más pesado y menos eficiente, por lo que su huella de carbono por kilómetro aumenta.

 

O simplemente no volar

Realizar menos vuelos y aprovechar a realizar estancias más largas de los vuelos que se realizan. Esto aporta un beneficio extra: el de conocer mejor el lugar que se visita. ¿No se trata de esto el viajar?

 

Utiliza aeropuertos ecológicos cuando te sea posible

¿Qué es un aeropuerto ecológico? Factores como sus programas de reciclaje, diseño de edificios sostenibles, reducción de la contaminación acústica y control de emisiones para vehículos aeroportuarios. Los aeropuertos reconocidos por sus esfuerzos ambientales incluyen el Aeropuerto Internacional Logan de Boston, el Aeropuerto de Zurich y el Aeropuerto de East Midlands en Inglaterra.

 

Elige clase económica

Cuantos más pasajeros lleve un avión, más eficiente se vuelve el uso de energía. Un avión puede llevar más pasajeros si la clase business y la clase de primera permite el mayor espacio disponible al resto de los pasajeros, por lo que habrá menor número de pasajeros. Estas secciones puestas al día,  dispondrán también de asientos más robustos, que permitirán guardar más equipaje y una mayor numero de facilidades para los pasajeros.

 

 

Equipaje ligero

Cuanto más pesado es tu equipaje, más peso ha de transportar el avión y por lo tanto menos eficiente será su uso de energía. Mantén tu equipaje ligero, lo cual te resultara además mucho más práctico.

 

Rechaza o reutiliza el plástico 

No uses plástico cuando estés en el aeropuerto o en el avión. Eso incluye pajitas, agitadores y vasos de plástico. Si llevas un plástico en el vuelo, reutilízalo. Puedes incluso llevar tu propia comida, de esta manera podrás rechazar todas los útiles de plástico que conllevan las comidas de avión. 

 

Patrocina a las compañías de viajes que compensan el carbono 

Algunos proveedores de turismo compensan habitualmente la emisión de carbono. Busca empresas que mitiguen tanto el impacto de sus viajeros como sus propias operaciones comerciales.

 

Inscríbete a un plan de compensación de carbono

Los programas de compensación de carbono sin fines de lucro te permiten comprar una compensación de carbono equivalente a la cantidad de carbono que cuesta tu vuelo. De esta forma, pagas dinero a un proyecto que intenta ahorrar energía y emisiones en otros lugares. Algunos ejemplos son la plantación de árboles y el subsidio de cocinas de bajo consumo de combustible en África. Algunas aerolíneas también se asocian con programas de compensación de carbono. Al elegir un plan, puedes investigar el patrocinador y dónde gasta su dinero.

 

Renuncia a volar durante un año 

Maja Rosén, de Suecia, está animando a las personas a que se comprometan a dejar de volar durante un año, en el 2020. El año pasado fundó el grupo We Stay on the Ground para reclutar compañeros activistas. Todo el mundo puede participar, pero el compromiso nacional no se hará oficial hasta que se hayan inscrito 100,000 personas de un país. Las campañas activas están en curso en Suecia, el Reino Unido, Dinamarca, Bélgica, Francia, Alemania y Canadá.

 

Permanecer en tierra

Puedes pasar incluso a no volar en absoluto, como lo han hecho Greta y otros. Y utilizar otro transporte alternativo, como trenes, autobuses, barcos, bicicletas y coche (todavia mejor si compartes el viaje en coche).

 

Únete al movimiento

Independientemente de si dejas completamente de volar, cambias algunos hábitos personales o no realizas ningún cambio, aún puedes ayudar apoyando al medio ambiente. Como por ejemplo apoyando la investigación y el desarrollo de una aviación más ecológica, impulsar un transporte público con mayor eficiencia energética y votar por los líderes locales y nacionales que priorizan el cambio climático. ¡Cada cosa ayuda!

 

* Fuente de datos: Amadeus IT Group en combinación con los factores de emisión de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), compilados por el Instituto de Turismo de la Universidad Griffith e interpretados por LuggageHero.

** Fuente de fecha: EcoPassenger, una herramienta de cálculo proporcionada por International Railways Union. Los cálculos para el viaje en automóvil utilizan 1.5 pasajeros, para el viaje en tren un factor de carga promedio y para los aviones una utilización promedio europea, incluida la llegada y salida y los impuestos en el aeródromo.

 

https://luggagehero.com

Modificado por última vez en Jueves, 05 Septiembre 2019 10:35

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.