Bitcoin, en la variación está el gusto

Miércoles, 13 Junio 2018 11:40 Escrito por  Publicado en Economía Visto 1026 veces

Las criptomonedas son ya parte de nuestra vida. Puede exista quien aún no las haya utilizado nunca, pero resulta poco probable que alguien aun no haya oído hablar de ellas o sepa que son. La más importante de ellas, por volumen hasta la fecha, y que cualquiera de nosotros nombraría la primera si le preguntasen, sería el Bitcoin. En sus inicios, esta tecnología estaba pensaba para verificar transacciones online y se convirtió en una nueva forma de inversión, pero con su explosión e interés, también está instalándose como una plataforma de pago. Hoy en día cada vez más países y empresas de renombre mundial, aceptan el bitcoin como parte de su abanico de formas de pago y transacción.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Conviene no obstante entender cómo funciona bitcoin (y similares), para comprender mejor su auge y las posibilidades que ofrece, donde también encontramos como no, cosas a mejorar. Una criptomoneda depende de una red de codificación compleja (minado). Esta codificación sirve para garantizar por confianza entre los usuarios, la seguridad de dicha transacción. En esencia se puede decir que es dinero digital, aunque el dinero fiduciario que usamos cada día (euros, libras, etc..), también tiene un alto componente digital, lo que hace especial a las altcoins, es que se crea en una red P2P. Nadie emite directamente el dinero como si fuera un banco central, y es esta separación o descentralización respecto de la política monetaria normalizada, lo que la hace atractiva para muchos usuarios, que sin duda ven el futuro monetario en estas tecnologías.

Tener bitcoin en propiedad no significa tener monedas “físicas” en nuestras manos, sino una contraseña de acceso a una dirección dentro de la cadena de codificación (blockchain). Sería algo equivalente a un apunte en un inmenso libro de contabilidad.

Es esta libertad y descentralización, que nos pone a todos iguales ante el dinero, la principal ventaja y atractivo por el que se creó el bitcoin, y que lo ha llevado a ser durante 2017, el activo de mayor crecimiento desde el punto de vista especulativo. Un solo bitcoin ha llegado a cotizar 20000$, y aunque este año 2018 su valor se ha depreciado, diversas voces se inclinan a que su valor podría disparase más allá de los 50000$, si finalmente se instaura como medio de pago globalizado y regulado.

En el otro lado de la balanza, estas tecnologías también tienen sus detractores. Por un lado, se ha acusado desde sus inicios a bitcoin, de ser una tapadera para lavar dinero de dudosa procedencia. La enorme volatilidad de este activo es también vista como una barrera frente a otras inversiones más estables, y las enormes fluctuaciones en la cotización, pueden desalentar a potenciales nuevos inversores. Su aceptación como medio de pago, es aun creciente, pero no completa y es el supuesto anonimato de quien está detrás de la transacción, la que hace que los organismos y gobiernos aboguen por una regulación clara para evitar fraudes o actos delictivos.

 

¿FUTURO INCIERTO?

Bitcoin y demás criptomonedas deberán encontrar acomodo entre los sistemas más tradicionales de transacción financiera, quizás bajo cierto paraguas regulatorio. Bancos y gobiernos a su vez, deben dar el paso hacia la descentralización de ciertos procesos internos para adaptarse a los nuevos tiempos. Queda claro que la globalización lo es también para nuestros bolsillos, y bien sea para invertir, como para pagar nuestras compras diarias, las monedas digitales han echado la puerta abajo.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 13 Junio 2018 11:53

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.