El Compliance Tributario

Martes, 16 Julio 2019 11:11 Escrito por  Gabi Martínez Publicado en Economía Visto 155 veces

Cuando se habla de compliance se piensa, fundamentalmente, en el ámbito penal. Sin embargo, el sistema de responsabilidades que incorpora la Ley General Tributaria, deja claras las obligaciones tributarias, por los órganos que tienen atribuida legalmente la función de aplicar el sistema tributario. Proteger el crédito tributario posibilita una doble vía de actuación: la vía judicial penal y la vía estrictamente administrativo-tributaria.

 

Desde finales de 2018 el Ministerio competente, resolvió someter a información pública, entre otros proyectos, la Norma UNE 19602 de Sistemas de gestión de compliance tributario.

 

Publicada en Febrero la Norma UNE 19602 de Sistemas de gestión de compliance tributario persigue:

· Difundir la cultura de la prevención y el cumplimiento en las empresas.

· Establecer medidas de vigilancia y control para prevenir riesgos tributarios y minimizar su posible comisión.

· Dar una mayor garantía de seguridad y confianza ante la Administración tributaria, órganos de gobierno, accionistas e inversores.

 

Con la Norma, las empresas deben:

· Ofrecer pautas para implantar un sistema de cumplimiento que minimice sus riesgos tributarios.

· Implantar controles sobre procesos en materia tributaria o incluso sobre otras entidades.

· Facilitar la creación de mecanismos de detección y corrección, así como rutinas de aprendizaje para evitarlos en el futuro.

· Proteger a los informantes y establecer canales de comunicación para que los incumplimientos o sospechas se puedan denunciar.

 

Transparencia, reputación y buen gobierno empresarial

Es cierto que las normas contenidas en la Ley de Sociedades de Capital relacionadas con el gobierno corporativo fiscal son de obligado cumplimiento para empresas cotizadas, pero cada vez se va estrechando el círculo que obliga a las empresas a ser más transparente, y no solo en temas fiscales.

 

Sería fundamental que la certificación pueda tener carácter probatorio de la ausencia de voluntad defraudadora por parte de la entidad.

 

Asimismo, el Consejo de Administración y la Alta Dirección de las empresas adquieren un papel protagonista en este contexto al convertirse en responsables del cumplimiento y observación del sistema. Entre sus funciones, cabe destacar el liderazgo del sistema y la difusión de una cultura de compliance en el seno de la organización.

 

En definitiva, y por muchos motivos, es incuestionable que el compliance tributario ha venido para quedarse.

 

 

Gabi Martínez, economista

Twitter: @gabimartinez_1

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.