Alberto Carratalá: “Vienes con el chip cambiado y te das cuenta de que no hace falta tanto para ser feliz”

Jueves, 08 Octubre 2015 11:09 Escrito por  Sergio March Publicado en Entrevistas Visto 1157 veces
Alberto y una niña etíope a quien regaló ropa de Alfaquíes Alberto y una niña etíope a quien regaló ropa de Alfaquíes

Alberto Carratalá, natural de Torrent y mecánico dentista e higienista dental, decidió emprender este verano una aventura en Etiopía con la intención de enseñar su oficio y ayudar a las personas más necesitadas de la capital de Etiopía, Adís Abeba. Una gran experiencia que Alberto nos cuenta con detalle.

Durante 17 días estuvo Alberto Carratalá junto a un técnico y su mujer en Etiopía, los tres, con un completo equipamiento cedido por un dentista jubilado, comenzaron a montar dos clínicas dentales en Adís Abeba a la que acudía gente de todas las edades y en la que, tras la vuelta de Alberto a España, un odontólogo etíope pasa ahora consulta.  

Esta iniciativa se pudo llevar a cabo gracias a la mutua colaboración con la ONG Global Infantil, “ellos tienen más proyectos importantes allí como un consultorio médico o un laboratorio de análisis clínico, pero la infraestructura del país está muy atrasada y hace falta gente aunque no sea de la rama sanitaria, cualquier persona con ganas es válida. Puede ir una maestra, peluquera… la ONG tiene como un colegio en el que se imparten todo tipo de cursos de formación; de peluquería, informática o cocina entre otros para que la gente etíope pueda tener un oficio” explica Alberto. 

A Alberto le impresionó mucho la forma de vida y la actitud de los etíopes, “la vida es completamente diferente, la gente de allí disfruta de lo que tiene, los niños son felices con lo mínimo. Yo salía a la calle y enseguida me paraban las mujeres a preguntarme por los dientes de sus hijos y todos siempre con una actitud muy amable, simpática y cariñosa. La verdad es que vienes con el chip cambiado y te das cuenta de que no hace falta tener tanto para ser feliz.” 

Alberto nos cuenta varias anécdotas que daban muestra de cómo de diferente era la vida en ese país, “un día cuando íbamos paseando una niña se quedó mirándome muy sorprendida, yo le pregunté a una de las personas que iba con nosotros sobre la sorpresa de la niña y me dijo que esa niña posiblemente nunca habría visto a una persona blanca. Es una cosa que me impresionó, es algo a lo que no estamos acostumbrados. Además, se daban otras situaciones curiosas a las que no estábamos habituados, por ejemplo, estábamos trabajando y de repente se iba la luz. Con toda tranquilidad teníamos que parar y tomar un café o ponernos a leer y cuando volvía la luz continuábamos trabajando. Era una situación normal allí.” 

 A parte de ayudar en la parte que tiene que ver con su ámbito profesional, Alberto quiso colaborar de manera material con los habitantes de Adís Abeba proporcionándoles ropa, “algunos amigos y gente de la comparsa Alfaquíes me ayudaron a reunir toda la ropa posible para llevarme a Etiopía, me llevé dos maletas llenas de ropa que luego traje vacías, llegué a España solo con la ropa que llevaba puesta, hasta el reloj lo regalé.” 

El torrentino, después de esta bonita experiencia ya está pensando en nuevos objetivos para mejorar la vida de la población de esta localidad. “Ahora mismo me gustaría que alguna ONG o alguien particular se interesara en llevar material para hacer un laboratorio de prótesis dental y así yo poder enseñar a los etíopes una profesión que prácticamente no existe, además, formaría a los ayudantes de dentista, es decir, enseñarles las cosas más sencillas para que puedan apoyar al dentista en su actividad.” 

Alberto insiste en que un viaje como este te cambia la visión del mundo y que en concreto en Etiopía no existen los riesgos que mucha gente teme por viajar a los países africanos. “Yo recomendaría a la gente que fuera y que visitara la ciudad aunque sea ir de vacaciones unos días, hay cosas muy interesantes que ver en una cultura milenaria como es la etíope”, afirma Alberto.

Alberto nos transmite satisfacción por el trabajo que ha realizado pero a la vez insiste en que aún queda mucho por hacer, por ello, anima a la gente de todos los ámbitos a viajar a Etiopía que además, como decía anteriormente, nos aportará un beneficio personal muy grande. Conocer la forma de vida de los etíopes hace despertar nuestro lado más humano, muy necesario en una sociedad como la nuestra cada vez más escasa de valores morales.

Informa Nou Horta. Torrent

 

Modificado por última vez en Jueves, 08 Octubre 2015 12:16

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.