Neumáticos: la clave en la seguridad de cualquier automóvil

Jueves, 07 Noviembre 2019 18:14 Escrito por  Publicado en Motor Visto 38 veces

Un automóvil es un enorme mecanismo que refleja muchos de los grandes avances de la ingeniería y la mecánica, aunque es imposible abordar una definición así sin pensar que es uno de los métodos de transporte más empleados a día de hoy. La mayoría de la población mayor de edad conduce para no depender de terceros, pero también debe afrontar el seguimiento y mantenimiento de muchas de sus piezas.

Uno de los elementos más importantes de cualquier coche son sus neumáticos. Esas cuatro gomas de las ruedas son la clave de cualquier vehículo, ya que realizar una labor fundamental para garantizar no solo el movimiento, sino la seguridad al realizarlo.

Una importancia que muchos pasan por alto, o que ignoran aposta por el precio que suele tener mantener una buena rueda en buen estado. Sí, es cierto que se pueden conseguir hasta los más caros neumáticos Firestone KM0 a un precio de risa; pero, como sucede con las ruedas Firestone o con las de otras grandes marcas como Michelín, Pirelli, sus precios por lo general son altísimo, salvo que se acuda a los lugares adecuados. ¿Implica eso que hay que escatimar en lo que a ruedas se refiere? Nunca.

 

¿Por qué son tan importantes los neumáticos en un coche?

Los neumáticos de un vehículo son la zona de contacto de este con la superficie. Ni que decir tiene que las ruedas se encargan de transmitir el movimiento que llega a través de los ejes de distribución y que, por lo tanto, son el elemento que más se desgasta con cada kilómetro recorrido con un automóvil. Soportan toda la carga del peso del coche, a la vez que transmiten la velocidad y deben aguantar toda clase de superficies.

Su papel es importante por todo eso, pero más aún porque los neumáticos deben conservar siempre la mayor adherencia posible a la superficie. Por lo general, la zona de contacto entre la rueda y el suelo no suele superar el tamaño de un folio, y eso, para un automóvil que puede pesar cientos de kilos se traduce en una presión enorme. Consecuentemente, la adherencia debe ser la máxima.

De esta forma, se evita que haya desplazamientos no deseados y que, por tanto, el conductor pueda perder el control del vehículo al conducir. Cuando los neumáticos se encuentran en mal estado, o no son de la calidad que debieran, es más fácil que no agarren como es debido al asfalto, sobre todo cuando hay lluvia o las condiciones climáticas no acompañan.

En esas situaciones es en las que más se nota si se cuenta con material de calidad o si se preserva bien el que se tiene. La seguridad de los conductores y de sus pasajeros depende en gran parte del estado de las gomas del coche. Y es que, como revelaba un estudio de Norauto allá por 2012, los neumáticos en mal estado han llegado a ser los responsables del 55% de los accidentes con víctimas del país en carretera.

 

Escatimar en gastos es un error

Toda esa información deja muy claro que escatimar en gastos con esta parte del coche es de todo menos acertado. Se debe hacer no solo un mantenimiento constante, sino también realizar un riguroso seguimiento y comprobar siempre que las ruedas están perfectamente. De no ser así, no hay que dudar en comprar los modelos más adecuados para el vehículo, que se correspondan con sus condiciones tanto de peso como de tamaño y distribución.

Esto en ocasiones puede suponer un gasto demasiado elevado para determinadas economías, pero contando con la posibilidad de pedir créditos rápidos con webs como https://www.credy.es/, no es un problema preocupante. A día de hoy, solicitar un préstamo rápido es algo que se hace en segundos, y que es más que suficiente para poder pagar un cambio de todas las ruedas del coche. Y lo mejor, sin miedo a tener que pagar unos intereses excesivos.

 

¿Cómo compruebo que las ruedas están en buen estado?

Hay mucha formas de asegurarse de que los neumáticos de tu automóvil se encuentran en las condiciones adecuadas para seguir funcionando y garantizando un buen agarre a la carretera. No obstante, existen dos métodos muy básicos y que, además, dan una respuesta totalmente segura sin tener que realizar demasiado esfuerzo.

Tal y como dicta la DGT, la profunidad del dibujo en las ruedas debe tener al menos 1,6 mm. Por debajo de ese nivel, no se puede garantizar que la adherencia sea la adecuada y puede aumentar el riesgo de accidente. ¿Cómo se puede medir eso con facilidad? Con una moneda de 1 euro. Si al introducirla de canto en cualquiera de las ranuras del dibujo no se ve su exterior en tono dorado, porque este queda cubierto en la parte insertada, la goma está bien.

Otro elemento que hay que observar es la presencia de abolladuras en la parte lateral de la cubierta. Si surge alguna, sea por un pellizco con una acera o cualquier otro motivo, significa que la malla metálica del interior se ha roto y, por tanto, el neumático puede explotar en cualquier momento. En ese caso, se recomienda acudir cuanto antes al taller.

Un coche es la suma de todas sus partes, pero esos cuatro neumáticos no solo llevan todo el peso del vehículo, sino también la mayoría del peso de la seguridad. No lo olvides.

 

Modificado por última vez en Jueves, 07 Noviembre 2019 18:22

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.