Método Montessori: la llegada de un peque a casa

Viernes, 27 Enero 2017 10:30 Escrito por  Verónica Antelo Publicado en Psicopedagogía Visto 1068 veces

Cuando nuestro peque llega a casa y va creciendo nos damos cuenta que el hogar no está preparado para todas sus inquietudes: 100% energía y 100% curiosidad, que hacen que toquen todo y no paren un minuto quietos, pero esto no es para nada malo sino justo lo contrario. Tu peque está creciendo, madurando, con ganas de conocer el mundo que le rodea y creciendo feliz. 

Ahora llega el momento de pensar qué espacios de juego, de sueño… son los más apropiados para no limitar sus grandes virtudes y seguir potenciado sus habilidades y sus destrezas.

Parecerá algo básico pero la distribución de los espacios de juego y descanso son importantísimos para beneficiar a los más pequeños de la casa y así conseguir hijos/as seguros de sí mismos, autónomos y con capacidad de toma de decisiones. 

Por ello, os recomendamos un espejo, un rincón de cuentos y cojines, para fomentar la lectura y lenguaje, una zona artística donde la creatividad pueda fluir por sí sola: pizarra, papel continuo, pintura; zona de baúl de disfraces para dejar volar la imaginación; zona libre de obstáculos para favorecer el gateo, arrastre; y cómo no, una zona de descanso donde recargar energía. Todo ello, importantísimo siempre a su altura para favorecer la autonomía.

Así es cómo se piensa y se hace en los centros escolares, y os animamos a que en casa también les podáis brindar la oportunidad.

¿Conocíais estos beneficios basados en el método Montessori? ¿Lo elegiríais para vuestros hijos/as?

 

Verónica Antelo

Directora (Gestión educativa) del Centro Bilingüe de Educación Infantil Bambú

Modificado por última vez en Martes, 31 Enero 2017 16:43

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.