Ictus

Viernes, 03 Noviembre 2017 09:16 Escrito por  Profesionales de Savia Silla Publicado en Salud Visto 758 veces

El ICTUS es la principal causa de Daño Cerebral Adquirido (DCA). Se produce por la interrupción del flujo sanguíneo en alguna zona del cerebro, que provoca la pérdida de alguna capacidad asociada a esa zona del cerebro. 

Se suele presentar de forma brusca y repentina, siendo que el riesgo crece a partir de los 60 años y suele producirse más entre hombres que entre mujeres.

Es necesario destacar que aunque los síntomas pueden ser variados y dependen de la zona del cerebro en la que se manifiesten, debes ponerte en alerta cuando: “pierdas fuerza o sensibilidad en la mitad del cuerpo”, “pierdas de forma total o parcial la visión o tengas visión borrosa”, “tengas dificultades para hablar o para entender”, “tengas dolor de cabeza muy intenso y con un comienzo brusco y diferente al habitual”.

El tratamiento de los pacientes con ICTUS y otras lesiones neurológicas debe ser temprano, individualizado, intensivo e interdisciplinar.  En Savia, tenemos presente que la rehabilitación debe iniciarse de manera muy precoz, a las 24h de producirse el ACV o al desaparecer la situación de inconsciencia si ésta se hubiera producido, por ello desde el momento en que se logre la estabilidad clínica, se inician actividades terapéuticas, enseñanzas y entrenamientos, efectuándose movilizaciones pasivas de todo el hemicuerpo paralizado y activas del indemne. Además, debido a la inmovilidad producida por la parálisis, que puede ocasionar retracciones musculares, posturas patológicas, úlceras y edemas, es necesario un tratamiento postural adecuado con cambios periódicos, colchones y ropa adecuada, así como protectores.

La utilización y estimulación del hemicuerpo indemne deberá mantenerse desde el primer día para lograr la máxima independencia, además y, si es posible, el paciente será adiestrado para efectuar automovilizaciones pasivas de su extremidad superior paralizada, con el objetivo presente de que consiga la máxima realización de las actividades básicas de la vida diaria y, solamente en casos de absoluta imposibilidad, se le ayudará a ejecutarlas de forma pasiva. 

No cabe duda que aunque el ICTUS marca un antes y un después en la vida del paciente y de sus familiares, que deben hacer frente a la adaptación a la nueva situación y a las secuelas derivadas, no hay que olvidar  que se debe y se puede trabajar, reduciéndose mediante la rehabilitación cognitiva y el apoyo emocional aplicado de modo personalizado, que es fundamental para lograr una completa y buena rehabilitación.

Es habitual que los pacientes vivan este suceso como una experiencia traumática, apareciendo alteraciones emocionales y de la conducta como pueden ser: ansiedad, depresión, episodios de agresividad cambios bruscos en el estado de ánimo o labilidad emocional. También puede verse afectada la autoestima, por la pérdida de autonomía y la necesidad de ser asistido y ayudado, apareciendo también, en muchas ocasiones una falta de motivación y colaboración en la rehabilitación. Tras el ictus pueden aparecer trastornos como afasia (problemas para producir o comprender el lenguaje), trastornos en las capacidades de atención y concentración, alteraciones de la memoria, de la capacidad para razonar y tomar decisiones, etc., alteraciones cognitivas que son comunes.

 

Profesionales de Savia Silla

Centro Residencial SAVIA • 15 centros en la provincia de Valencia · Tel: 900 920 228 · www.saviaresidencias.es

 

Modificado por última vez en Viernes, 03 Noviembre 2017 09:32

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.