8 síntomas de salud que no debes pasar por alto

Lunes, 23 Septiembre 2019 11:52 Escrito por  Muy Interesante Publicado en Salud Visto 153 veces

Galeno ya decía en el siglo II que el síntoma sigue a la enfermedad como la sombra al cuerpo. Esa señal que nos manda el corazón, el pulmón o el estómago indica que algo no funciona bien. Un simple dolor de cabeza o unos pies hinchados los percibimos como molestias pasajeras en la mayoría de los casos, aunque en ocasiones también pueden ser indicios de graves enfermedades.

 

No se trata de convertirnos en hipocondriacos y colapsar las urgencias a la primera de cambio, pero tampoco de permanecer impasibles y confiados ante los avisos del organismo.

 

Sin embargo, también se da el caso contrario: pacientes que no recurren a ningún profesional, aunque los síntomas sean más que evidentes y requieran una opinión especializada.

 

Un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer del Reino Unido publicado en 2014 en la revista PLOS ONE señalaba que más de la mitad de los británicos –el 53 % de los 2.000 entrevistados– había sufrido alguno de los síntomas que podrían indicar la presencia de un cáncer, pero solo al 2 % se le pasó por la cabeza que pudiera padecer esta enfermedad, y más de un tercio ignoró las alarmas y no solicitó el dictamen de un experto.

 

A continuación indicamos algunos de esos indicios a los que deberíamos estar más atentos, porque el diagnóstico a tiempo de una enfermedad puede ser sinónimo de curación.

 

Dolor de espalda

La Sociedad Española de Reumatología (SER) lo ha cuantificado: el 80 % de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de la vida.

A menudo se debe a esfuerzos o a una mala postura, pero puede indicar la existencia de una hernia discal. El dolor que produce en el cuello irradia hacia el hombro y el brazo. Es muy típica la sensación de hormigueo y entumecimiento en este último y en la mano. 

 

Disfunción eréctil

Al menos la mitad de los varones de más de cuarenta años han sufrido en algún momento un problema de erección. Solo reviste gravedad si se convierte en algo permanente. Puede estar ocasionada por factores psicológicos –el miedo al fracaso sexual–, por el consumo de tabaco y alcohol, o ser una señal de un trastorno cardiovascular, desajustes hormonales o lesiones neurológicas. 

 

Uñas blanquecinas

Una proteína rica en azufre, la queratina, forma las uñas que protegen los tejidos de los extremos de los dedos. Si lucen rosadas y traslúcidas, podemos estar tranquilos. Las alteraciones en su coloración indican algún problema dermatológico, y también enfermedades sistémicas –que afectan a varios órganos del cuerpo–, infecciones por hongos, intoxicaciones o secuelas por el consumo de determinados fármacos.

 

Canas prematuras

El blanqueamiento del pelo es el resultado de la decoloración natural vinculada al envejecimiento. Este fenómeno afecta tanto a hombres como a mujeres y aparece por lo general entre los 35 y los 40 años. Aunque los jóvenes cuya melena empiece a teñirse de canas antes de tiempo deberían estar alerta porque puede ser un síntoma de anemia o de alteraciones en la glándula tiroides. En ocasiones apunta a una deficiencia en la ingesta de algunas vitaminas, básicamente las del llamado complejo B.

 

Tos persistente

El cuerpo recurre a un reflejo involuntario muy eficaz, toser, para mantener despejadas las vías respiratorias. Pero las sacudidas constantes que provoca ocasionan a veces dolores de cabeza, náuseas o incontinencia urinaria. Los neumólogos consideran persistente la tos cuando dura más de tres semanas.

 

Dolor de cabeza

Unas gafas mal graduadas, grandes esfuerzos físicos o la tensión excesiva de los músculos de la cara provocan a la larga dolor de cabeza. Este síntoma es también un indicio de vista cansada, y una de las señales de afecciones tan comunes como la gripe, el resfriado y la alergia. Además, surge por falta de sueño y si se ha consumido mucho alcohol u otras sustancias tóxicas.

 

Cansancio

Todos, en algún momento, nos hemos sentido débiles o agotados por falta de sueño, un día de trabajo intenso, algún viaje agotador, una situación agobiante o la práctica excesiva de ejercicio. Pero detrás de un cansancio prolongado en ocasiones se esconden graves trastornos, como anemia, apnea del sueño, enfermedades cardiovasculares, cáncer o síndrome de fatiga crónica.

 

Dolor de mandíbula

El hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes, conocido como bruxismo, ocasiona con frecuencia dolor mandibular. Algunas personas lo hacen cuando se sienten estresadas, y otras muchas, sin ser conscientes de ello, mientras duermen.

Este síntoma también puede ser consecuencia de una osteomielitis, una infección que viaja a través del torrente sanguíneo y afecta a los huesos y tejidos circundantes, en este caso, de la mandíbula. 

 

 

Informa Nou Horta. Salud

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.