Mostrant articles per etiqueta: opinió

L’Ajuntament de Burjassot ha iniciat en aquests dies les tasques de revisió anual de la seua Carta de Serveis, el document que conté els compromisos que el Consistori estableix amb les veïnes i els veïns i que té com a principal objectiu la millora en la prestació dels serveis municipals i en l’atenció a la ciutadania.

 

Amb motiu d’aquesta revisió periòdica que marca Aenor per a la renovació del certificat de qualitat, l’Ajuntament sol·licita als seus propis veïns i veïnes que indiquen les dificultats amb les quals es troben quan es dirigeixen a l’administració per a esmenar-los i donar-los el millor servei que es mereixen. L’objectiu és que ajuden i col·laboren de manera directa amb el Consistori per a identificar aquelles deficiències que es detecten en la seua relació amb l’entitat o en la prestació dels seus serveis, ja que la pròpia Administració pot no ser conscient de la totalitat d’aquests.

 

Per a recaptar les seues necessitats i suggeriments de millora, i poder afegir-les a la Carta de Serveis de 2019, el Consistori ha posat en marxa una enquesta en la qual podran participar totes aquelles persones que estiguen empadronades i vivint en el municipi.

 

Aquesta enquesta pot fer-se directament per internet, PUNXANT ACÍ, des d’on podran accedir a les 14 preguntes. De la mateixa manera, si prefereixen passar per l’Ajuntament, l’enquesta podrà realitzar-se, en paper, en el Servei d’Atenció al Ciutadà.

 

Per a l’Alcalde de Burjassot, Rafa García, el fet “de posar en marxa aquesta presa de dades i aquest contacte directe amb la ciutadania ens ajudarà moltíssim ja que ens adaptarem al que els nostres ciutadans i ciutadanes ens reclamen. Volem millorar i la millor manera de fer-ho és escoltant els consells i les opinions dels burjassoters i les burjassoteres”.

 

 

Informa Nou Horta. Burjassot

Publicat en Burjassot-VAL
Divendres, 14 Setembre 2018 09:31

La pena capital

Acabo de leer un espeluznante artículo sobre cómo fue el invento de la silla eléctrica y el uso que se le dio para ajusticiar a los reos en EE.UU. Resulta increíble cómo un país civilizado llegó a establecer ese artilugio como herramienta ejecutora. La silla eléctrica vio su implantación al tiempo en que el uso de la electricidad se organizaba en los EE.UU. Hasta entonces se ajusticiaba a los condenados por medio de la horca y era notorio que con ese sistema, el reo no moría al instante, al contrario, pues, en ocasiones, con el cuello roto, no sobrevenía la asfixia hasta media hora después, con el consiguiente sufrimiento innecesario. La electricidad parecía ser un sistema más rápido y, sobre todo, más moderno. Y es ahí donde entraron los intereses económicos de las dos empresas rivales en la implantación de la corriente continua encabezada por Thomas Edison, y la corriente alterna, por George Westinghouse, basada esta en las experiencias de Nikola Testa. Es decir que la silla eléctrica, en cierto modo, sería el campo de pruebas para implantar uno u otro modelo de corriente. Al principio fue el sistema de Edison el que ganó la partida aunque más tarde se implantaría la corriente alterna. La trágica historia tuvo sus comienzos el año 1880 ensayando primero con un número indeterminado de animales como perros, gatos, vacas y hasta caballos que fueron electrocutados para demostrar lo “limpio” del método, un tiempo después, le tocaría el turno a un hombre que moriría tras una horrible agonía en el año 1890 en el estado de Nueva York. El último en morir con este sistema fue en el estado de Virginia, el reciente año 2013.

La pena de muerte, consiste en provocar la muerte a un condenado por parte del Estado, como castigo por cometer un delito señalado en la legislación de ese país. Las formas en que se ejecuta ese castigo son variadas: ahorcamiento, fusilamiento, inyección letal, electrocución, por gas, decapitación y lapidación. Y los seis países que más la aplican son: China, Arabia Saudí, Irán, Irak, Paquistán y Estados Unidos que es el único país de América donde aún está vigente. A lo largo del año pasado 2017, se ejecutaron por diferentes medios 993 personas en todo el mundo. Estados Unidos, contribuyó con 23 ejecuciones y promulgó otras 41 penas más de muerte.  (Datos recogidos por Amnistía Internacional).

Esta crónica ocupa un pequeño capítulo de la historia de la crueldad humana que todavía no ha terminado de escribirse, y que nos podría ilustrar sobre las muchas y variadas formas que tenemos de torturarnos los unos a los otros. Las muertes violentas seguirán existiendo, unas promovidas por los Estados, como las guerras o la pena capital y otras improvisadas por los hombres, a cual peor. Todo ello junto forma parte de la misma barbarie, la barbarie de un animal llamado racional.

 

rafaescrigfayos.es

Publicat en Rafael Escrig
Etiquetat com
Divendres, 13 abril 2018 10:28

Malditos plásticos

¿Qué son todas las noticias que salpican la política internacional? ¿Qué son todas las cuestiones judiciales, todos los casos policiales? ¿Qué son los problemas dialécticos entre la diplomacia de unos países cuyo orgullo no les permite rebajar sus respectivos egos? ¿Qué son tantas noticias cuyo problema dejará de serlo en unos meses? ¿Y qué importancia tiene todo esto junto, si lo comparamos con la noticia de la muerte de una joven ballena por la ingesta de plásticos en el mar? Esto sí es una verdadera tragedia que, sin embargo, viene a ocupar la segunda o la tercera fila en importancia de los medios informativos. Algo noticiable sólo por el morbo que despierta, por la curiosidad de que un pobre animal confunda los plásticos con comida. Lo mismo ha estado pasando hace ya tiempo con tortugas, focas, delfines, peces o aves marinas. Un asunto que debería juzgarse como homicidio involuntario si fuéramos capaces de entender que los afectados son seres vivos como nosotros, pero parece que no lo sentimos así. 

Nos señalaron hace muy poco, que dentro de unos treinta años, las toneladas de plástico en los mares superará el peso de todos los peces y mamíferos marinos existentes. Una verdadera tragedia que solo comprenderemos cuando nos afecte tan directamente que no podamos abstraernos. Cuando abramos por la mitad un pescado para ponerlo en el horno y en su interior descubramos la carcasa vieja del móvil que tiramos el mes pasado, o un tapón de plástico como el que echamos a la basura hace solo unos días. Entonces, quizá reaccionemos, y esa reacción podría traducirse en echarle las culpas al gobierno, como siempre, por permitir el uso de las bolsas de plástico, y el gobierno quizá reaccione poniendo más dinero para mejorar las condiciones de los trabajadores del mar. Probablemente eso acallará a la oposición, acallará a los sindicatos y a la opinión pública. Quizá reccione poniendo más dinero para que se aumente la vigilancia en las pesquerías o para que los ayuntamientos puedan gestionar la situación y no sé cuántas cosas más, porque aquí parece que todo deba arreglarse con dinero del estado destinando partidas millonarias para una solución que está en nuestras manos, si queremos hacerlo, asumiendo nuestra parte de responsabilidad y cambiando definitivamente nuestra actitud con respecto al medio ambiente. Yo me hago una reflexión muy a menudo: pueden pasar días, semanas o meses, quizá toda la vida, en que yo no tire ni un papel ni un envase plástico al suelo. No es que yo sea un ciudadano ejemplar, ni que pretenda ponerme de ejemplo de nada, pero me digo: si yo no he tirado nada de todo esto que hay por el suelo ¿quién lo ha tirado? ¿Quién ha tirado esos plásticos que han ahogado a la joven ballena? La pena es que estas reflexiones se quedarán en el papel y que este papel después irá a la basura o, lo más probable, al contenedor equivocado.

 

www.rafaescrigfayos.es  

Publicat en Rafael Escrig
Etiquetat com
Dimarts, 26 Desembre 2017 17:10

Navidad es la fiesta de la luz, no de los sentidos

Curiosamente abogados y consejeros matrimoniales registran a comienzos de año un aumento enorme de parejas que quieren separarse. Christoph Daxelmüller profesor de la universidad de Würzburg dice: «Navidad es el tiempo de las tragedias humanas, Navidad significa un ascenso de la cuota de suicidios. Los empleados de asistencia espiritual por teléfono se sobrecargan de trabajo y aumenta la violencia familiar.» Y es que a pesar de que durante todo el año las relaciones familiares son tensas y sobrecargadas emocionalmente, lo que significa que no hay una total armonía, en Navidad sí que ha de haberla. Una exigencia emocional que provoca muchas sombras durante las fiestas.

Existen diversos motivos por lo que muchas personas ante el increíble nivel de despilfarro y banalidad, quieran que las navidades pasen lo antes posible y evitar así el estresarse demasiado. Un aspecto apenas conocido de estrés durante las fiestas en la actualidad viene provocado por las infantiles y repetitivas melodías navideñas que hora tras hora consiguen atacar los nervios de muchas personas. Los empleados de los grandes centros comerciales se quejan de que escuchar todo el día canciones navideñas a todo volumen es casi una crueldad anímica. Aunque no lo parezca a simple vista, éste es un factor extra que contribuye al estrés. Los empleados necesitan pausas musicales y algunos centros comerciales ya han reaccionado al respecto, si bien todavía quedará quien siga viendo en la música navideña una forma de atraer compradores y hacer caja, obviando el tormento auditivo de sus empleados. Y es que siempre que el ser humano se pasó de la raya le llegaron consecuencias, en Navidad también.

En la Navidad pagana actual donde se ha perdido el sentido real de la misma, hay muchos aspectos donde el ser humano se ha pasado ya de la medida. En la Navidad actual para celebrar el nacimiento del mas grande pacifista de la historia de la humanidad, han de ser talados millones de árboles en plena savia para luego terminar tirados a la basura, también tienen que morir millones de gansos, patos, pollos, pavos, corderos, conejos, terneras, cerdos, besugos, bacalaos, gambas, cigalas y un largo etcétera y todo sólo para deleitar nuestro paladar, ¿y que tiene que ver este desfile de cadáveres con el nacimiento de Jesús quien además nació entre animales?

Justamente la Navidad donde se celebra el nacimiento del gran Espíritu en el niño Jesús, debería ser un símbolo para nosotros, pues El nació entre animales. Ellos le acogieron, las personas no. ¡Acojamos a los animales en nuestro corazón! Dejemos vivir al mundo animal y sentiremos lo que significa la Navidad: La gran fiesta de la Luz. Entonces encenderemos las velas, miraremos la luz y nos preguntaremos “¿qué quiere Dios?” El quiere que cumplamos Sus legitimidades que están en los diez Mandamientos y en el Sermón de la Montaña, allí encontramos el camino hacia la vida, con lo que se engrandece el corazón. Proponerse algunos cambios internos puede ser un buen comienzo para mejorar la relación con nuestros vecinos, parientes o compañeros de trabajo, así la Navidad dejará de ser la gran fiesta externa de los sentidos y del estrés y se convertirá en la gran fiesta de la unidad.

 

Teresa Antequera Cerverón

Del programa: “Navidad“

www.vida-universal.org

Publicat en Opinión general
Etiquetat com
Dilluns, 14 Novembre 2016 18:10

Hablar mal de los demás es un vicio

La mayoría de las personas a lo largo de su vida se habrán preguntado en alguna ocasión ¿para qué vivo? Sin embargo para poder captar correctamente el sentido de nuestra vida, tendremos que mirarnos al fin y al cabo a nosotros mismos, iniciando en algún momento la búsqueda de por qué estamos en esta Tierra y quiénes somos. Así descubriremos que precisamente estamos en esta Tierra para reconocer quiénes somos: seres espirituales en vestido terrenal, que en la escuela de vida Tierra deben desarrollar de nuevo su ser interno, el amor.

No estamos aquí para juzgar a nuestro prójimo, para hablar de él e inventar historias o cuentos sobre él, para descalificarlo y para con ello sobrevalorarnos nosotros mismos, sino que estamos aquí para reconoceremos a nosotros mismos, para trabajar en nosotros, para volvernos personas útiles que se hacen responsables de su verdadera vida de forma altruista. Tenemos que reconocer finalmente que aquello que hace el prójimo, es cosa que atañe a Dios, ni a nosotros ni a nuestro interlocutor.

Aquel que tiene un amor aún pequeño se esfuerza continuamente en menospreciar a otros, en presentarlos como faltos de amor, lo que sucede porque él mismo posee poco amor. Lo que significa que esta persona no puede dar, sino que desea tomar, y por ello menosprecia a sus semejantes, para otorgarse valor a sí misma. El hablar siempre de nuestro prójimo, y la mayor parte de las veces de forma negativa, es un vicio muy perjudicial. Y solo cuando reconocemos que lo que hace el otro es únicamente asunto suyo y no nuestro, porque nosotros estamos igualmente cargados con faltas, errores y pecados, podremos dejar este vicio. Deberíamos preguntarnos a cada instante: ¿Cómo me sentiría si mi vecino o mi compañero de trabajo hablaran negativamente de mí y me despreciaran cada vez que me ven? Lo que no quiero que me hagan a mí, no se lo debería hacer yo tampoco a nadie. Estas palabras tienen un significado profundo, también en el sentido espiritual.

Cada persona ha de aprender a vencerse a sí misma para liberar su alma de las cadenas del yo inferior personal. Por eso no sirve de nada juzgar al prójimo. Esto no es legítimo y alberga en sí una carga para aquel que habla negativamente de su prójimo. Estimado lector, dese cuenta de que aquello que achaca a su prójimo eso mismo o algo parecido está también en usted.

 

 

Ana Sáez Ramírez 

De la publicación: «Con Dios es más fácil vivir»

www.editorialgabriele.com

Publicat en Opinión general
Dimecres, 30 Setembre 2015 09:40

Los tatuajes

Eso de los tatuajes es algo que se está extendiendo como la pólvora. Ya ha llegado a todos los ámbitos, a todas las edades, a todas las clases sociales. Aquello que hace algunos años en España era patrimonio y distintivo de legionarios, marineros y gente carcelaria, lo lleva ahora todo el mundo. Lo mismo se tatúa una señora de cincuenta, que un universitario, una chica de instituto, un trabajador de banca o un repartidor. No digamos en las altas clases sociales, eso que decimos la jet set: modelos, actrices, deportistas, cantantes, burgueses y aristócratas, todos se han apuntado a la moda del ‘tatoo’. Y es que hay modas que más parecen consignas, por no decir epidemias. Esta del tatuaje es como una fiebre que afecta a todos aquellos que hacen las cosas arrastrados por la corriente, sin más. Sin plantearse siquiera qué pensarán de ello dentro de veinte, treinta o cuarenta años, cuando lo que se lleve sea la piel blanca inmaculada y ellos sean una especie de grupo social marginado, tal como veíamos nosotros en nuestra juventud a esos tipos con un puñal tatuado en el brazo o unas letras que decían “Amor de madre”.

¿Quién es el que todavía no se ha hecho un tatuaje? Desde el discreto dibujito en el hombro, hasta el rebuscado tatuaje a todo color en la espalda, pasando por el pequeño detalle en el tobillo, en la nuca o en una de las nalgas. Está de moda eso de decirle a una amiga: “¿A que no sabes dónde me he hecho el último tatuaje?”

Ya sabemos que el tatuaje no es una cosa de ahora, que probablemente data del Paleolítico, que todas las culturas se han tatuado alguna o todas las partes de su cuerpo: egipcios, celtas, chinos, japoneses, indios americanos… Fue en el siglo XVIII, cuando los marineros ingleses y holandeses, en sus viajes a la Polinesia donde el tatuaje era una parte importante de la identidad cultural de sus gentes, imitaron e importaron a Europa esa costumbre. Dice el capitán Cook en su diario: “Imprimen signos en los cuerpos de la gente y llaman a eso tattow”. Los indígenas decían Tau-tau, que significa choque de huesos. 

Yo que siempre he pensado que eso de adornarse y pintarse la cara era un residuo atávico de nuestro pasado tribal, para resultar más atractivos al sexo opuesto o para infundir miedo al enemigo, y que el grado de civilización iría igualando los sexos al mismo tiempo que se abandonaban esas costumbres, resulta que estaba terriblemente equivocado y es ahora más que nunca cuando estamos recurriendo a esos y otros artificios para cambiar nuestro aspecto físico en aras de la modernidad o de un supuesto atractivo. Creo que para ello, piercings y tatuajes no nos hacían ninguna falta, a no ser que tengamos el instinto genético de desfigurarnos. En ese caso, nada que decir.

 

Publicat en Rafael Escrig

Estimado Alcalde:

La Asociación de vecinos Carmen-Socusa celebra con satisfacción el acuerdo de gobierno al que se ha llegado los cuatro partidos políticos para gobernar la ciudad de Manises durante los próximos cuatro años ya que todos en sus programas electorales priorizan el fomentar la participación ciudadana de los colectivos y Asociaciones en la gestión municipal.

Es por ello que es una satisfacción enorme poder continuar con el trabajo iniciado hace ya más de cuarenta años por esta y otras Asociaciones de vecinos de la ciudad. Han sido años de mucho trabajo, a menudo con la sensación cuando no lográbamos el objetivo previsto al cabo de muchos intentos de ser una especie de "pepito grillo", pues si hay algo que nos define es que somos inasequible al desaliento. Durante la campaña electoral la Asociación de Vecinos organizó un interesante debate en el que los candidatos a las elecciones locales nos explicaron sus propuestas y nuestra Asociación señalamos nuestras preocupaciones el como articular la participación ciudadana para que la administración municipal sea la más cercana al ciudadano y como conseguir que la administración municipal sea más cercana al ciudadano.

Por eso venimos diciendo que hay que dotarnos de un nuevo Reglamento para que se pueda participar en las decisiones que se tomen y podamos participar en las comisiones en unos presupuestos participativos y en la elaboración del Nuevo Plan general de ordenación urbana. en nuestra opinión hay que dotar a las Asociaciones de nuevas competencias para que pueda alcanzar una des centralización en el nuevo Reglamento para hacer posible que estas puedan decidir sobre el 10/100 del presupuesto consolidado de inversiones del Ayuntamiento.

Pedimos que acabes con lo que ha sido hasta hoy con el concepto que se ha tenido con las Asociaciones. En esta nueva etapa que vive el Ayuntamiento pensamos que es prioritario impulsar la participación ciudadana apoyando su implicación en la gestión de los asuntos locales. Defendemos que no se puede gobernar para los vecinos sin los vecinos y queremos participar en el diseño de las principales actuaciones municipales. Queremos una participación real más allá de las alegaciones y escrito que dirigimos a las distintas concejalías. No hagáis como a ocurrido hasta ahora hacer oídos sordos al movimiento vecinal; en su legítima aspiración a que su voz sea escuchada.

Muchas gracias y suerte.

Alberto Olmo.

Publicat en Opinión general
Divendres, 05 Juny 2015 10:15

Cinco consejos para cuidar la ropa de baño

Damos la bienvenida al verano con un tema que os puede resultar muy práctico de cara a las próximas vacaciones y a las buenas temperaturas que desde hace semanas nos acompañan.

Hoy os quiero hablar del cuidado de las prendas de baño. Sí, la ropa de baño sufre más que la normal y puede que sólo nos dure una temporada. Pero yo cuido mucho este tipo de prendas y puedo decir que algunas han llegado a pasar hasta ocho veranos conmigo, siempre siguiendo eso sí unas instrucciones. Si este año te has enamorado de un triquini, bañador o biquini yo os recomiendo estos cuidados para que podáis disfrutar mucho de ellos otras muchas temporadas.

Si adquirimos ropa de baño de licra de calidad y buenos diseños, con un cuidado adecuado podemos conservarlas varias temporadas y tener así mayor variedad en nuestro armario. Y recordad que comprar barato muchas veces sale caro. 

Así que sin más, paso a enumerar esas sugerencias que pueden alargar la vida de vuestras prendas de baño.

1- No lavar la prenda con suavizante y utilizar jabones nuestros o incluso de manos para enjuagarlo. Tampoco utilizar la lavadora para limpiarlos.

2-No deformar la copa del biquini o bañador doblándola en la dirección contraria. En el caso de los biquinis, lo mejor es girar por la parte central y poner las dos copas en el sentido natural del diseño.

3-No estrujar las prendas para eliminar el agua excedente porque se puede deformar la licra y dar de sí.

4- Dejar secar a la sombra, nunca al sol.

5- No almacenar en una bolsa de plástico. Tampoco guardar en una zona húmeda y sin ventilación.

Como siempre espero que estos consejos os sean de utilidad. 

 

Paloma Silla

Asesora de imagen, comunicación y organizadora de eventos. Responsable de Destaca-te.com

Publicat en Paloma Silla
Etiquetat com
Divendres, 22 Mai 2015 12:42

El trastero

El trastero que tenemos en la terraza, hasta ayer mismo, estaba repleto con todo lo que hemos acumulado en los últimos años: las sillas de playa y la sombrilla, lámparas, ropa de la temporada anterior, unas estufas (cuatro estufas esperando que llegue esa glaciación que nos anuncian), la mesa y la tienda de camping, dos alfombras, un completo surtido de todo lo que se puede encontrar en una ferretería y un montón de cajas con pequeños objetos de esos que no te atreves a tirar.

A veces le he dicho a mi mujer: -¿Por qué no tiramos esto?- A lo que ella me responde con aplastante lógica: -Porque es nuestro. Con eso me desarma y no pregunto más. Yo también tengo muchas cosas de esas que quieres guardar sin saber exactamente para qué, puesto que nunca las vas a utilizar, y cuando es ella la que me pregunta a mí, me niego a tirar incluso una camiseta agujereada. Pero llega un momento en que hay tantas cosas que piensas: ¿resistirá esta terraza el peso de todo esto? El otro día lo pensamos seriamente, y ante la terrible posibilidad de que el suelo de la terraza bajo nuestro trastero cediera, apareciendo con todo su contenido en el salón de mi vecina, decidimos dar un paso al frente.

Mejor no acordarnos de todo lo que tiramos a la basura. El resultado en cuanto a limpieza y despeje, ha sido muy bueno, pero el cansancio fue mayúsculo y al día siguiente nos dolía todo el cuerpo. Ahora sólo nos falta atrevernos con el resto de armarios y cajones, pero es en este punto cuando aparece el dilema: Seguir guardando o seguir tirando. En cuanto a lo primero, he de decir que soy un sentimental y todo lo que guardo lo considero como un recuerdo. Mi mujer es mucho más práctica y piensa que las cosas son válidas mientras sirven para algo. En el segundo supuesto, tirarlo todo, el asunto es todavía más triste porque, entre otras cosas, te quedas sin esos recuerdos que permiten repasar tu vida y hacer presentes los momentos más hermosos. He de decir que, con mi mala memoria, si no fuera por las muchas cosas que guardo y las fotografías, ya haría mucho tiempo que me hubiese olvidado de quien soy. 

Difícil solución tiene el dilema. No quisiera llegar a padecer el síndrome de Diógenes, ni quedarme sin nada ¿y si pierdo la memoria? Si esto me ocurre un día, no podré recurrir al apoyo de las cosas que he tirado, como sucede en la novela La misteriosa llama de la reina Loana, de Umberto Eco, en la que, Yambo, el protagonista, aquejado de una profunda amnesia retrógrada, para intentar que vuelva a la realidad, el neurólogo le recomienda que repase todos sus viejos cachivaches, sus objetos más insignificantes, sus fotografías y hasta los juguetes y tebeos de su infancia. 

Yo, entretanto, prefiero continuar como hasta ahora. Dentro de unos años, ya veremos. Dicen que la vejez nos devuelve a la infancia, no sé si será porque perdemos la memoria o porque se nos cae la baba pero, si es así, ya me imagino releyendo mis queridos tebeos de Flash Gordon y jugando con las canicas de cristal o buscando por los cajones aquel cochecito de hojalata o el pito de mi primera comunión que tanto me gustaba. Mejor no tiro nada.

Publicat en Rafael Escrig
Etiquetat com