SIF, Salón de la franquicia con solera

Divendres, 28 Octubre 2016 14:15 Escrit per  Javier Fe-Castell Publicat en Javier Fe-Castell Vist 1122 vegades
Fotografía de Alberto Sáiz Fotografía de Alberto Sáiz

El Salón de la franquicia, SIF, celebró en el marco espectacular de Feria de Valencia, los días 20,21 y 22 de octubre su edición número 28. 

El salón decano de la franquicia contó con más de 450 marcas, ocho países representados y un número aproximado de 10.000 visitantes (datos no confirmados al momento de la edición).

El crecimiento de este sector sigue con números modestos pero firmes, en torno al 2-3% de crecimiento tanto en redes como en empleo, con una facturación cercana a los 26.000 millones en 2015 en España.

Por representación de sectores, la restauración y hostelería supusieron casi un 25% de las marcas expositoras, seguido por servicios diversos, comercio-retail (con gran peso de la moda) y consultorías.

Han vuelto por el salón sectores como el inmobiliario, entidades financieras y surgen algunos modelos novedosos como una plataforma de “crowfunding”, especialmente dedicada a la financiación en el sector de las franquicias.

Hablando del sector de la alimentación, las grandes marcas (salvo la líder del mercado), disponen casi todas ellas de un modelo de franquicia, cada una con su tamaño, réplica del modelo de la marca mayor: Carrefour con su Carrefour Express o Market, Consum con su Charter, Eroski , Alcampo con su Simply Market…

Los grandes del sector, como ocurre a menudo en las ferias, van por otro lado y no eligen el canal de las ferias para publicitarse. Por otro lado, desde otro punto de vista, otras muchas marcas franquiciadoras optan por agruparse con el canal de las consultoras para comercializarse y no tienen una representación “visual” y única.

El modelo de franquicia posee un atractivo indudable para muchos emprendedores, pero naturalmente, no es el único. Posee varias ventajas y por desgracia también, por otro lado, desventajas, que en muchos casos son precisamente por fallar en las supuestas ventajas.

En relación a ello, mis recomendaciones para la persona que se decida por este modelo de negocio, pasan por:

1.Previamente, antes que nada, tomar la decisión de emprender tomando el modelo de franquicia en firme, habiendo sopesado y desechado otras formas igualmente válidas.

La elección dependerá de nuestro nivel de conocimiento y experiencia del sector, nuestra mentalidad de emprendedor, nuestro capital disponible, tiempo disponible, riesgo a asumir, retorno esperado…

2.Informarse en detalle sobre los principios del modelo de franquicia.

3.La persona debe poseer cierta afinidad por el sector en el que se embarca. Sin llegar a ser un especialista (porque quizás para ello no sería necesario elegir este modelo), si debe sentirse cómoda en el sector, idealmente por experiencias pasadas.

4.Buscar fuentes de información y asesoramiento en todo el proceso.

5.Análisis de las posibles enseñas. Considerar el plan de negocio de cada una. Verificación, contrastar.

6.Búsqueda de referencias de las enseñas. Comparación, valoración. Coherencia con nuestro carácter de emprendedor.

7.Elección de una enseña. Profundizar sobre el modelo de negocio de la marca y los temas jurídicos.

Naturalmente en esta fase el apoyo es clave para evitar sorpresas en el futuro.

Además, pese a todas las garantías que pueda ofrecer una franquicia, a veces, por desgracia, pueden existir desavenencias, las cuales se pueden resumir en:

•Por delante, por obvio, es el incumplimiento de las condiciones del contrato. Aquí dependerá del nivel de detalle.

Podemos citar: exclusividad del territorio, respeto a los márgenes, subidas de precios, aprovisionamiento deficiente, cambios en política comercial…

•Apoyo insuficiente en el know-how de la marca.

•Modelo de negocio realmente no probado (una de las discrepancias más graves)

•Condiciones abusivas y rígidas que afectan seriamente a la rentabilidad del negocio.

•Una gama de productos o servicios muy estancada que no responde a los gustos locales y/o la evolución del mercado. Falta de adaptación.

Volviendo a la feria de Valencia, SIF, mi valoración es que una Feria de Franquicia debería ofrecer más oferta complementaria. Estoy seguro que la organización ha hecho un gran esfuerzo por atraer al mayor número de expositores y visitantes. La reflexión que planteo yo es que modelo de Feria garantiza un mayor éxito en el futuro y qué se debería cambiar.

La Feria de Valencia, como tantos otros sectores, no es ajena al gran competidor que es internet. Si en el retail-comercio se habla constantemente de la experiencia de compra del cliente, la feria debiera elegir esa senda igualmente.

Naturalmente, deseo a una Feria de Valencia y a SIF los mayores éxitos en el futuro. Sin duda, todos saldremos beneficiados y será un buen síntoma de la salud de la región.

 

Javier Fe-Castell 

Consultor de comercios

www.comerciosencillo.com

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.