Nos separamos y…

Divendres, 14 Mai 2021 11:10 Escrit per  Gabi Martínez Publicat en Economia Vist 58 vegades
Valora la notícia
(0 vots)

… ¿Qué ocurre, por ejemplo, con la vivienda conyugal? La adquirió uno de los cónyuges cuando era soltero y por supuesto, era el único deudor de la hipoteca, pero tras el matrimonio los cargos de esta iban a la cuenta bancaria dónde ambos ingresaban sus salarios. Es decir, la hipoteca de uno era pagada por los dos, pero en el registro de la propiedad seguían constando inscrita a nombre del primero.

 

No conviene pasar por esta situación tan habitual, me refiero a lo de separarse, pero si llegará el caso, no haber regularizado esta cuestión jurídico-económica, puede traer graves consecuencias a ambos, incluso a los herederos.

 

Poneos en manos de un profesional. Sólo se trata de equilibrar los patrimonios, de modo que cada uno tenga la propiedad sobre ellos que realmente le corresponde.

 

Y en caso de que se decida igualar por generosidad, es decir, en este caso, que la parte de propiedad que le corresponde al primero por los pagos realizados por él sólo antes del matrimonio se quiera compartir, de modo que la vivienda pase a ser propiedad de la sociedad de gananciales, previa regularización también de la situación deudora (la hipoteca), tenemos el consuelo al menos, de que no se pagarán impuestos por ello.

 

A este hilo viene la reciente sentencia del Tribunal Supremo de fecha 3/3/2021. Interpreta que la aportación gratuita por un cónyuge de un bien privativo a la sociedad de gananciales no se encuentra sujeta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, ni puede ser sometida a gravamen por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones la sociedad de gananciales.

 

El Tribunal aclara que la aportación gratuita de bienes privativos a la sociedad de gananciales en modo alguno constituye una donación al otro cónyuge, sino que la destinataria del acto de disposición, la beneficiara de la aportación, es la sociedad de gananciales, esto es, el patrimonio separado que es la comunidad de gananciales. No es, por tanto, un negocio entre los cónyuges.

 

Gabi Martínez

Martínez Abad Consultores

Economista - Miembro Grupo ACE

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

www.linkedin.com/in/gabimartinez-01

www.facebook.com/GabiMartinez2016

Modificat el Divendres, 14 Mai 2021 11:10