Rutina: tu mejor aliada para hacerle frente al confinamiento por el Covid-19

Dimecres, 25 Març 2020 13:33 Escrit per  Amparo Andreu Noguera Publicat en Salut Vist 486 vegades

Después de llevar unos días confinados en casa al establecerse el estado de alerta en todo nuestro país, es momento de intentar aplicar ciertas rutinas para que esta situación sea lo más llevadera posible.


Las consecuencias psicológicas que ocasiona estar tantas horas y tantos días seguidos en el mismo habitáculo son muy diversas. Dependen en gran medida de si la situación se vive en solitario, en pareja, con hijos pequeños o adolescentes o con personas mayores o dependientes a nuestro cargo. Aun así todos vivimos en común la ansiedad que genera la percepción de falta de libertad. Esa libertad a la que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados para decidir qué planes hacer, dentro o fuera de casa, en solitario o con la compañía que deseemos en cada momento.


Pero esto no es lo único que nos genera preocupación, angustia y miedo. De manera individual cada uno estamos afrontando una serie de dificultades que con los días van apareciendo y que afectan a nuestra estabilidad a corto, medio y quizá largo plazo, como es el trabajo y la economía. Pero este tema es digno de ser comentado en un artículo aparte, pues a través de este escrito mi intención es poder ayudar como psicóloga a aquellas personas que no están gestionando como desearían el hecho de estar “encerrados”.


¿Cómo podemos sobrellevar por tanto esta situación de confinamiento? La clave quizá podemos encontrarla en el establecimiento de rutinas saludables que nos permitan tener una sensación de productividad. Con esto quiero referirme a planificar diferentes tareas para cada día y asignarles unos horarios. Además podemos crear rutinas diferentes para los días de entre semana y los fines de semana.


Algunas de las pautas que pueden ayudarnos para crear nuestra rutina saludable son:


- Intentar levantarse, entre semana, a la misma hora y que ésta sea más bien temprana. Los fines de semana siempre se pueden hacer excepciones como solemos hacer en “estado de normalidad”.


- Llevar a cabo las conductas habituales de aseo personal y vestido, aunque no usemos la misma ropa que de costumbre y optemos por otra más cómoda. Estar todo el día con el pijama puesto influye de manera negativa en nuestro estado de ánimo y disminuye la motivación y apetencia para hacer cosas.


- Destinar las horas de la mañana a realizar tareas que requieren mayor activación cognitiva y/o física. Con ello me refiero a trabajar desde casa, establecer la realización de actividades educativas los que tengan niños, hacer algo de ejercicio físico o aprovechar para realizar tareas de casa como limpiar o incluso ordenar y hacer cosas que normalmente, por falta de tiempo, solíamos posponer.


- Intentar mantener una dieta equilibrada y saludable. Estos días pueden ser buenos para iniciar propósitos relacionados con comer bien, aprender nuevas recetas e incluso realizar actividades divertidas y educativas con los más pequeños, pues de esta manera ellos adquieren nuevos aprendizajes, responsabilidades y hábitos mientras lo pasan bien.


- Es bueno que después de comer se establezca un tiempo de bajada del nivel de activación. No es necesario hacer una siesta, pero sí desconectar con una actividad que nos proporcione distracción. Este puede ser un buen momento para hacer uso de los elementos electrónicos (televisión, ordenador, tablet, videoconsolas, móviles, etc.) los cuales pueden resultar muy favorables en esta situación si se les da un buen uso y no se hace un abuso.

 

- En este último punto me gustaría destacar que aquellas personas que tienen hijos pueden estar teniendo un problema con el control del uso de los dispositivos electrónicos y que es normal que al inicio de esta situación decidiesen levantar las normas previamente establecidas de uso diario. Esta sería una de las medidas que cabría plantearse restructurar para los siguientes días de confinamiento, ya que se prevé serán varios y un uso excesivo o abuso puede resultar perjudicial tanto para los niños como para los jóvenes y adultos.

 


Recordemos que los adultos somos el ejemplo de los más pequeños y que estos aprenden modelando, es decir, imitando lo que ven. Si en su día a día ven a papás “enganchados” a las redes sociales y haciendo un mal uso de los dispositivos electrónicos es de esperar que ellos exijan hacer lo mismo y lo acaben haciendo.
Respecto a las tardes, una idea es destinarlas a actividades más placenteras como la lectura, escritura, juegos en familia, actividades relacionadas con cualquier tipo de arte (dibujo, pintura, escultura, música, danza, etc.) y a socializar. Es importante que en esta situación no nos aislemos y mantengamos el contacto con nuestros seres queridos, ya sea a través de mensajes, llamadas normales o videollamadas. Somos seres sociables y sentimos la necesidad de establecer contacto, por tanto aprovechemos los medios que tenemos y los movimientos sociales que se están creando como el salir a los balcones o escribir cartas a personas afectadas. Además, hagamos partícipes a los más peques de esto y recordemos que ellos también tienen amiguitos con los que les gustaría poder hablar y ver por videollamada.


En cuanto a la noche, es bueno irse a la cama a una hora prudente, sobre todo si hablamos de niños pequeños. Recordemos que para ellos es importante el mantenimiento de rutinas y que han de dormir unas horas determinadas.

 

Finalmente me gustaría trasmitir mucha fuerza y ánimo a todas las personas que lean estas palabras. Intentemos que esta situación no nos supere, recordemos que las personas que conviven con nosotros en esta situación también la están viviendo y por tanto sufriendo. Seamos solidarios, amables y cuidadosos con nosotros mismos y con los de alrededor, utilizando buenas palabras y trabajando nuestra paciencia. Aprendamos a tener momentos de individualidad dentro del espacio compartido y aprendamos también a darlos al otro.


Esto acabará y de esto podemos extraer quizá uno de los aprendizajes más importantes y valiosos de nuestras vidas. Trabajemos para que así sea. Ánimo y quedaos en casa.

 

Amparo Andreu Noguera

Neuropsicóloga

Psicóloga General Sanitaria

Unidad de Memoria Hospital 9 d'octubre

Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

 

Anotación: de manera desinteresada, durante estos días me presto a ayudar a aquellas personas que crean necesitarlo. Podéis contactar conmigo a través del correo electrónico anteriormente citado.

 

 

 

 

 

Modificat el Dimecres, 25 Març 2020 15:27

Deixa un comentari

Assegura't d'omplir la informació requerida marcada amb (*) . No està permés el codi HTML. La teua adreça de correu NO serà publicada.