Borracha

Divendres, 16 Novembre 2018 10:53 Escrit per  Dani Shiro Publicat en Shiro Dani Vist 2293 vegades
Valora la notícia
(0 vots)

Anoche subió al bus una mujer con un carro de la compra lleno de papeles y ropa. Nada más entrar a grito pelado profirió: ¡Ehhhh, gente, fiestaaaaa!. Calculo que tendría unos cincuenta y tantos. Vestía desaliñada, como a punto de caer en la indigencia o quizá ya estaba ahí desde hace mucho.

Siguió increpando cosas sin sentido a la gente. Incluso se puso a rezar desordenadamente y cambiando a propósito partes de la oración. Íbamos unas diez personas, entre ellas, cinco “mayores” y los demás todos jóvenes, no más de 15 años. Estos últimos la provocaban y se reían mientras la grababan con el móvil.

Una chica, a punto del infarto por la risa decía: ¡Vaya tía borracha!.

El grupo de jóvenes bajó en la misma parada que yo. Ellos se fueron en una dirección y yo en otra.

A lo lejos aún podía oír sus risas y burla.

No quise pensar más en la situación.

Si supieran lo que les espera a ellos como no cambien... Si por un momento lo pudieran imaginar llorarían amargamente, como seguro hace ella en la soledad.

No hace frío hoy y por la calle no hay casi nadie, a pesar de ser las diez de la noche. Me paro y miro el vacío que hay a mí alrededor, no soy capaz de calcular su extensión y densidad. Por un momento pensé en ponerme a gritar algo como: ¡Fiestaaaaa!. Pero yo soy un tipo normal, no como aquella mujer.

 

ShiroDani