El columpio

Divendres, 28 Octubre 2016 13:45 Escrit per  Ginés Vera Publicat en Ginés Vera Vist 2031 vegades
Valora la notícia
(1 Voto)

Hemos vuelto a la casa del pueblo, lleva tantos años vacía que está inhabitable. El tejado roto, también las ventanas; la maleza la ha devorado. Da mucha pena, me dice mi mujer. La tristeza me impide hablar. Nuestro hijo se asoma al interior, pero pronto da media vuelta. Mi mujer rodea la casa, grita asustada al ver salir huyendo a un gato. Estoy harto de los gritos, esta vez ha sido un gato, otras por llegar tarde del trabajo, porque no le presto atención. Fue ella quien insistió en venir a ver la casa, ya le advertí que estaría ruinosa, pero volvimos a discutir, y por no escucharla gritar de nuevo… Al acercarme descubro el viejo columpio, parece el único en pie, inalterado. Las cadenas, aunque oxidadas, aguantan aún el asiento y el peso de mi hijo que se balancea contento llamando nuestra atención. Le empujo sin querer oír las nuevas quejas de mi mujer. El movimiento me hace regresar a mi infancia, a aquellos veranos, la las meriendas urgentes por pasar más tiempo columpiándome. También mis padres se gritaban, casi a diario. Cerraba los ojos. Me impulsaba tan alto que creía ser capaz de dar la vuelta. Si lo conseguía, me convencí un día, sería capaz de atravesar una ventana imaginaria entre dos mundos reapareciendo en otro, uno mejor. Sin gritos, sin riñas ni reproches. Descubro que mi hijo se ha cansado y corre a buscar a su madre. La nostalgia hace que me siente primero y me columpie después. Despacio, luego un poco más deprisa, cada vez con más ímpetu, cerrando los ojos, notando como cuando era niño el deseo de traspasar el umbral entre los dos mundos. Oigo una voz lejana, creo que es la de mi mujer, justo cuando consigo llegar al punto más alto sin creérmelo. Veo a mis padres, a mis abuelos, se acercan a mí, me rodean aunque con rostro cansado, serio, como si hubiera hecho algo malo. Solo después, al mirar hacia abajo, veo la casa en ruinas, el columpio, a mi mujer y a mi hijo junto a alguien inmóvil en el suelo con un golpe en la cabeza.

 

Ginés Vera