El duelo en tiempos de la Covid-19

Dilluns, 15 Febrer 2021 10:52 Escrit per  Amparo Payá Publicat en Opinión general Vist 2769 vegades
Valora la notícia
(4 vots)
Juan (derecha) y Pepe (izquierda) en su tradicional 'esmorzaret' Juan (derecha) y Pepe (izquierda) en su tradicional 'esmorzaret'

Si me permitís, necesito contaros una pequeña historia.

 

Cuando das positivo en una PCR, te conviertes en un espectador y si tienes suerte, como yo, y dispones de nuevas tecnologías, seguirás formando parte de la vida tras la pantalla o el micrófono.


Juan Bautista y José (Pepe) Payá Chinesta eran mi tío y mi padre. El pasado jueves día 11 de febrero ambos fallecieron en el Hospital General de Valencia, mi padre a las 19:30 h y mi tío a las 19:45 h. Mi padre debió decirle “Juan, anem-nos-en ” y mi tío le siguió. No querían quedarse solos el uno sin el otro.


Eran dos hermanos de siete que vinieron a Torrent desde Valencia con sus padres, Federico y Pepita, hace muchísimos años. Torrent los hizo sus hijos.


Aquí echaron sus raíces y crearon sus familias, aquí corretearon sus calles, estudiaron y cortejaron a sus novias y luego esposas, Milagro Martínez, mi tía, y Amparo Sanz, mi madre.


Estoy segura de que muchos de vosotros les reconoceréis por la foto. Dos grandes amantes de la vida. Mi tío trabajador de banca, mi padre trabajador del calzado, dos personas honestas, educadas y muy sociables, dos Señores.


Mi tío llevaba tiempo delicado, pero sacaba fuerzas para ir a encontrarse con su hermano y compartir el tiempo de “l'esmorzar” con él. Les venía de herencia ese amor a nuestra arraigada costumbre, para mi padre era el mejor momento del día y lo disfrutaba como nadie.


Eran mayores, es cierto, 85 y 91 años, dos vidas plenas que se han ido de la mano sin el calor que les hubiéramos dado.


Les vamos a seguir viendo en cada almuerzo, por la avenida paseando con sus mujeres, siempre de punta en blanco.


El día 13 recibieron sepultura e incineración con el amor presente o en la distancia de los suyos. Yo estuve en su funeral a través de una videollamada.


Gracias por permitirme hablaros de mi tío Juan y de mi padre, Pepe. Confío en que esta pequeña historia de duelo desde la distancia os ayude a comprender por qué tenemos que ser muy prudentes.


Siempre en nuestros corazones Juan y Pepe.

Modificat el Dilluns, 15 Febrer 2021 11:19