Sírvase usted mismo

Divendres, 23 abril 2021 10:59 Escrit per  Rafael Escrig Publicat en Rafael Escrig Vist 378 vegades
Valora la notícia
(0 vots)

Estoy en la terraza de un café, en medio de la calle; no dejan estar dentro. Me advierten que a las cinco y media empezarán a recoger. Tengo cuarenta y cinco minutos escasos para tomarme este café cortado que he pedido y que me he servido yo mismo, lo que aprovecharé para escribir un poco sobre esto. ¿Se han fijado que cada vez nos dan más libertad para que nos hagamos las cosas nosotros? Quizás sea esto una de las servidumbres de la modernidad. Sírvase usted mismo en el supermercado o en la tienda. Sírvase usted mismo en la gasolinera. Sírvase usted mismo en el café, y si se lo lleva a casa mejor aún, así no tienen que limpiar la mesa. Sírvase usted mismo en la Administración del Estado: entre en Internet, rellene tal formulario, espere una clave en el móvil... Sírvase usted mismo en el banco. No pretenderá que le atiendan personalmente ¿verdad?, y si lo hace desde su ordenador  mucho mejor; menos molestias para la empresa que está beneficiándose de su dinero. ¡Faltaría más!

 

Esta terrible pandemia que estamos sufriendo, ha conseguido, que nuestro médico de cabecera atienda nuestras dolencias por teléfono. Las consultas están vacías y el médico, desde su despacho, receta, aconseja, ordena un análisis o te deriva a un especialista. ¿Pero cómo no se habían dado cuenta antes? No me extrañaría que un día nos digan por teléfono cómo hemos de suturarnos una herida o que ese dolor que tenemos en el costado es un cólico nefrítico o son gases. No sé si exagero. Lo que sí es cierto es que muchas de estas cosas, han llegado para quedarse.

 

Que en todos los servicios las máquinas van a sustituir a las personas, es algo que desde el siglo pasado se venía diciendo. Las máquinas expendedoras están por todas partes. Los robots al teléfono son una realidad desde hace mucho tiempo. Por cierto, ¿no será también un robot el médico que nos atiende por teléfono cuando llamamos al ambulatorio?

 

Muchos pensarán que el que no te atiendan personalmente nos da más libertad. Pero de lo que no nos damos cuenta es que cada vez estamos más sujetos a esa tiranía del sírvase usted mismo y, nos guste o no, podamos o no, hemos de pasar por ello. La atención personal está pasada de moda, amigos.